Inicio > Actualidad, General, Internacional, Latinoamerica, Noticias > Hablan los “chicos de la guerra” argentinos sobrevivientes de las batallas por las Malvinas

Hablan los “chicos de la guerra” argentinos sobrevivientes de las batallas por las Malvinas

ISLAS MALVINAS

VÍCTOR ALVARADO

Ellos se contaron entre los 1,200 heridos y los 11,000 prisioneros por los ingleses. Tienen expresiones de frustración y también de orgullo por haber luchado por su patria

Los testimonios de los jóvenes combatientes argentinos sobrevivientes de la Guerra de las Malvinas, conocidos como “los chicos de la guerra”, se cuentan entre los 1,200 que resultaron heridos y los 11,000 que terminaron prisioneros en manos de los ingleses. Sus narraciones están cargadas de dolor, frustración y orgullo, por haber experimentado la derrota y al mismo tiempo una profunda satisfacción por haber participado en una patriótica acción para recuperar una posesión genuinamente argentina. A continuación entregamos un resumen de algunos testimonios:

JOSÉ APARICIO

José Luis Aparicio tenía 20 años, era estudiante de ingeniería cuando fue enviado a combatir a las Malvinas. Recuerda con claridad el bombardeo del 1 de mayo de 1982, que marcó el fin de su inocencia y comprendió lo que era la guerra.

“Ese dìa nosotros estábamos en nuestra trinchera, en un pozo, y de repente tembló la tierra. La montaña se movió. Veíamos desde arriba las explosiones. Estábamos como a unos quince kilómetros de la pista de los aviones. Ahí sí, estaba la guerra”, cuenta.

“A las 9 de la noche siguiente aparecieron dos regimientos de ingleses donde estábamos nosotros. Ahí empezó la batalla de Monte Longdon. Murieron 37 del Regimiento 7, y 21 de ellos. Fue hecho prisionero la noche del 12 al 13 de mayo.

HERMANOS VILCA

Los hermanos Juan Bautista, Anastasio y Mario Vilca Condori, este último de 15 años, participaron en la guerra de las Malvinas, el primero como marino artillero, el segundo como enfermero y el tercero como panadero, a bordo del crucero “Belgrano”. Los dos primeros sobrevivieron y el tercero murió en el hundimiento de la nave el 02 de mayo de 1982, a causa de torpedos disparados por un submarino atómico inglés “Conqueror”. Sus apellidos revelan sus orígenes andinos de la provincia de Salta, donde sus ancestros se definen como “kollas”.

Anastasio y Juan muestran orgullosos una foto de Mario, considerado el combatiente argentino más joven de la guerra. Juan Bautista cuenta:

“Mario me salvó de morir en el hundimiento porque me convocó para conversar en la cubierta en horas de la madrugada. Cuando llegué él no había subido y en ese momento se produjeron las explosiones que hundieron al ‘Belgrano’. Bajé a buscarlo a él y mis compañeros y todos habían muerto por las explosiones”.

MARCELO LAPAJUFKER

Marcelo Lapajufker, pertenece a la religión judía y cuando fue reclutado para ser enviado a la guerra de Malvinas tenía sólo 18 años de edad y el convencimiento de que no regresaría con vida. Por esta razón cuando fue asignado para permanecer en una trinchera pidió ir al frente para morir en acción y no en una trinchera.

“De casi 300 soldados solo fuimos elegido 19 para ir al frente y esto me llenó de orgullo”, narra.

Considera como su más dura experiencia haber vivido a la intemperie con una temperatura de 15 grados bajo cero y la vez que fue hecho prisionero. En todo momento nunca dejó la Tefilá (oración judía tres veces al día). Ahora reclama que en los colegios no se enseñe el significado del 2 de abril de 1982, en que Argentina ocupó las Malvinas.

BERNARDO QUETGLAS

Tenía 19 años cuando combatió en Malvinas y una de sus broncas fue por el armamento averíado que llevaron los soldados y que él mismo lo padeció.

“Durante el caótico repliegue en la zona del Estrecho San Carlos, Quetgla, sólo un tiro pude hacer antes que mi fusil se trabara para siempre”, contó para luego estimar que “de diez fusiles, uno andaba”.

Pero, luego tuvo oportunidad de ponerse a la altura de las circunstancias en Puerto Darwin, donde se hizo cargo de una ametralladora de la fuerza aérea que estaba nueva y andaba.

“Con ella resistimos el embate inglés hasta que se dictaminó un alto al fuego que derivó en la rendición del regimiento”, anota.

Quetglas insiste en sus críticas:

“Por falta de instrucción en armas es que tal vez se registraron más muertos entre los conscriptos, que no eran muchos”, evaluó.

JOSÉ CARRIZO

El cabo argentino José Carrizo, perteneció a la unidad de morteros y participó en la batalla del Monte Longdon, donde recibió dos balazos en la cabeza disparados por un paracaidista inglés al que infructuosamente trató de reducirlo físicamente. Se salvó milagrosamente de morir porque fue auxiliado por los propios ingleses e intervenido quirúrgicamente de urgencia.

Carrizo recuerda que su agresor fue un comando británico de ojos achinados y cara embetunada, al que el escritor Adrián Weale lo identificó como el sargento John Pettinger. Pero Carrizo no aceptó que Pettinger le haya disparado y por averiguaciones propias, señaló a Vincent Bramley, el autor de “Viaje al infierno”, el primer libro que denunció los fusilamientos en Gran Bretaña. Los dos habrían de darse un cálido abrazo en un histórico encuentro en Buenos Aires.

MIGUEL SAVAGE

Miguel Savage, ex integrante del Regimiento de Infantería Mecanizada de La Plata, se queja porque fue deficientemente preparado, debido a lo cual apenas sabía manejar un arma, pero igual tuvo que combatir en la Batalla del Monte Longdon.

Pero su principal experiencia la vivió cuando en los días previos a la rendición salió en busca de alimentos, pues llevaban varios días sin comida.

Llegaron a la casa de unos “kelpers”, con sus dueños ausentes, donde pudieron saciar su hambre y él conseguir un pullover que lo salvó del frío helado de las islas. Savage guardó el pullover como un tesoro que resolvió devolverlo a sus dueños 24 años después. La prenda fue reconocida por la “kelper” Lisa Mulkenbuhr, hija del matrimonio que habitaba en la estancia, con lo cual cerró este capítulo de su historia.

Parte XI y final: Rendición argentina y negociaciones promovidas por el Perú para el fin de la guerra.

  1. marzo 7, 2013 en 3:55 pm

    me parece que le faltan imagenes de hombres entrevistados sobrevivientes de la Batalla por Las Islas Malvinas

  2. maria lux roman
    abril 2, 2013 en 6:06 pm

    muy buenos textimoñios solo faltan imagenes :)

  3. abril 2, 2013 en 6:26 pm

    no me gusto es muy triste pero es le verdad oscura

  4. kamii broque
    abril 14, 2014 en 2:47 pm

    muy buenos testimonios pero le faltan imagenes

  1. abril 13, 2012 en 10:27 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 165 seguidores