Presunta muerte ecuatoriana complicaría relación Quito-Bogotá

https://i2.wp.com/www.neboint.org/sectionimages/Rafael_Correa.jpg

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, advirtió hoy que la situación entre Quito y Bogotá se complicaría si entre los muertos en el ataque efectuado el pasado 1 de marzo por tropas colombianas contra un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano figura un ciudadano de este país andino.

Se refirió así a los temores de una familia ecuatoriana que dice haber reconocido a un pariente en fotografías junto al cadáver de “Raúl Reyes”, el portavoz internacional de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), muerto en el ataque colombiano.

Aunque las autoridades colombianas indicaron que el cadáver trasladado a Bogotá junto al de “Reyes” era el de “Julián Conrado”, un cabecilla de las FARC, Quito ha anunciado una investigación para definir si se trata del cuerpo del ecuatoriano Franklin Aisalia.

Correa señaló hoy en su programa semanal de radio que, tras la incursión en territorio ecuatoriano, los militares colombianos se llevaron dos cadáveres “como trofeos de guerra”, pero dejaron tres personas heridas.

Puntualizó que si se confirma que el cadáver que se trasladó a Bogotá pertenece a Aisalia sería tendría más cola este gravísimo problema, porque ya sería el asesinato de un ecuatoriano en suelo del Ecuador por fuerzas extranjeras”. “Y eso sería extremadamente grave”, agregó.

En caso de que se confirme el dato, adelantó que empezará “otra lucha diplomática tremendamente fuerte”, porque, según él, no dejarán “ese asesinato en la impunidad”.

El gobernante anticipó que no se permitirá que se siente un precedente de ese tipo en la región y mucho menos en Ecuador.