Historia de tanquistas y tecnología militar

TANQUE PERUANO

La aparición de tanques chinos MBT 2000 en reciente desfile militar en esta semana del mes de diciembre ha suscitado diversos comentarios, que inciden en la calidad de los tanques y en la forma de comprar, en la que se sospecha puede haber corrupción. Nosotros nos ocupamos de modo somero en la calidad del tanque en sí y en general de las posibilidades del tanque en la guerra moderna y del significado que estas máquinas de guerra tienen y pueden tener en la defensa de nuestra patria.

La crítica a la posible adquisición de tanques chinos señala que estas máquinas son poco conocidas, y que se debió preferir tanques de otra procedencia (Rusia, EE. UU., Francia, etc.). Los críticos argumentan en el sentido de que no sólo se trata de tanques poco conocidos sino que hay antecedentes (ciertos) de automóviles chinos de baja calidad.

Es verdad que han llegado al Perú automóviles chinos defectuosos, que se malogra(ba)n con frecuencia; pero también están llegando automóviles chinos de calidad aceptable; no todos los productos chinos son de igual calidad, los hay malos, y también hay unos mejores que otros. Quienes han observado la evolución de calidad de los productos chinos, desde herramientas y artefactos como gatas hidráulicas, hasta automóviles, pueden dar fe de que en los últimos siete años llegan al país productos chinos que cada vez son de mejor calidad, y siempre a menor precio que lo que se trae de EE. UU., Europa, Japón y Corea. Los chinos han entendido que vender productos de baja calidad les da ganancias inmediatas pero también mala fama y poca probabilidad de ganar y consolidar presencia en los diferentes mercados del mundo.

En lo referente a fabricación de tanques, diremos que los hacen en EE. UU., Rusia, Ucrania, Polonia (estos dos últimos con tecnología rusa), Alemania, Francia, Inglaterra, China, Japón, Corea, entre otros (no contamos a los que construyen tanques con licencia). En todos estos países, el material empleado en el blindaje es sometido a diversas pruebas con resultados más o menos similares y es reforzado con propiedades especiales (blindaje con placas reactivas, por ejemplo); todos tienen capacidad de combate nocturno; en cuanto a la potencia del motor, en todos estos lugares se guarda una similar proporción entre caballos de fuerza y tonelada de peso; en todos los lugares el alcance del cañón es en promedio de 4,5 km, todos los tanques de estos países tienen estabilización para disparar en movimiento, algunos protegen a la tripulación ante el ataque de armas químicas o biológicas, etc. Claro que también hay diferencias: unos son más bajos que otros, algunos pueden recorrer más distancias que otros antes de reabastecerse de combustible; unos tanques son más pesados que otros; los hay que tienen cañones que sólo disparan proyectiles de dos clases (antitanque y explosivo común o alto explosivo), los hay que tienen cañones que disparan esos dos tipos de proyectiles y además cohetes antitanque; hay tanques que tienen cierta capacidad para defenderse de proyectiles adversarios, el tanque chino tiene contramedidas si es apuntado por el haz de láser que guía un cohete enemigo, etc., etc.

No hay, pues, diferencias radicales entre los tanques, como sí podríamos encontrarlas en automóviles: frente a los autos comunes (sean o no costosos) que se mueven con gasolina, ya tenemos por ahí carros cuyo combustible es el hidrógeno; o autos muy automatizados como un modelo francés de la marca Citroën cuyo timón el conductor puede ponerlo en el tablero a la izquierda, al centro o a la derecha y que, además, no tiene pedales ni palanca de cambios (todos los mandos están en el timón). Esas diferencias tan grandes no se ven entre tanques, porque los requerimientos del similar uso que van a tener obligan a que los ingenieros de todas partes, trabajando independientemente, lleguen a una convergencia de soluciones semejantes. En aviones de guerra el panorama es similar.

También es necesario diferenciar entre lo que es industria civil y lo que es industria militar. Si seguimos el criterio de rechazar o menospreciar los tanques chinos porque se conocen automóviles chinos de baja calidad, entonces se tendría que descartar de igual manera a los tanques rusos porque los automóviles rusos son de tecnología algo rezagada1 respecto de los japoneses o europeos. Naturalmente, esta forma de ver las cosas es un error, puesto que el equipo militar ruso es de la mejor calidad, que iguala y en muchos aspectos supera lo que se fabrica en países occidentales.

El tanque en contexto

Desde la segunda guerra mundial el tanque es símbolo de poderío, arma decisiva en muchos casos. Pero el tanque por sí solo no gana o pierde guerras; mucho tiene que ver qué acompañamiento (artillería, infantería y aviación) tiene y a qué se enfrenta. Podemos ver el caso de Israel y su tanque Merkaváh, desarrollado a la medida de un ejército victorioso, desarrollado sobre la base de una amplia experiencia y desechando por inadecuados —según los militares israelíes— los tanques ingleses o estadounidenses. Ese tanque del cual los israelíes se enorgullecían y en el que depositaban toda su confianza mordió el polvo de la derrota en la guerra de 2006 entre Israel y Hezboláh.

Pasaremos revista a diversos resultados obtenidos por los tanques en décadas recientes.

Guerra del Yom Kippur

Para desquitarse de la derrota sufrida en 1967 en la Guerra de los Seis Días y recuperar la península del Sinaí, los egipcios entraron en guerra con Israel en octubre de 1973. Sorpresivamente cruzaron el canal de Suez, previo bombardeo de artillería y aviación. En poco tiempo los egipcios sobrepasaron las líneas de defensa israelíes y mediante botes y puentes miles de soldados pasaron a la otra orilla y tomaron posiciones en la península del Sinaí. Recuperados de la sorpresa, los judíos contraatacaron con aviación y gran número de tanques2. En los momentos iniciales los egipcios sólo habían podido hacer pasar relativamente pocos tanques3, pero la mayoría de sus soldados tenía bazucas y pequeños cohetes antitanques (“Sagger”) con los que destruyeron centenares de tanques israelíes. Además la infantería egipcia estaba protegida por cohetes antiaéreos y por la aviación egipcia que derribaron muchos de los aviones israelíes que se lanzaron a atacar a los egipcios y a combatir a los aviones de Egipto. En las fases finales de esta guerra los israelíes tuvieron éxito4 al cruzar con sus tanques el canal y completar un envolvimiento de parte de las fuerzas egipcias que habían cruzado el canal.

Guerra del Líbano de 1982

Para combatir a guerrilleros palestinos que atacaban Israel desde el Líbano, en junio de 1982 los israelíes desataron una violenta ofensiva de aviación, infantería y blindados que los llevó a las puertas de la capital libanesa. Cumplido el objetivo de desalojar a los palestinos, los israelíes incrementaron el número de sus tanques (Centurión5 y Merkaváh) y arremetieron contra los sirios, que tenían una fuerte presencia militar en el Líbano. Habiendo destruido la mayoría de baterías antiaéreas sirias que estaban en el Líbano, la aviación israelí ganó la superioridad aérea y pronto estallaron feroces combates entre tanques israelíes y sirios (T-55, T-62 y T-72 rusos) en la ruta del Líbano que va a Siria (valle Bekaa). En varios lugares se producían violentísimos enfrentamientos de batallones e incluso brigadas de tanques de ambos bandos. ¿Cómo pudieron defenderse los sirios ante el mayor número de tanques judíos que, además, contaban con apoyo aéreo de aviones y helicópteros? Esto se explica por dos factores: a) la aviación siria no tenía el dominio del aire en gran altitud, pero atacaba en vuelo rasante a los blindados e infantería israelíes, con sus aviones rusos MiG-21, MiG-23 y Su-22 y con sus helicópteros franceses Gazelle; b) los sirios tenían unidades de infantería muy bien preparadas (grupos de cuatro o seis hombres), especializadas en la lucha antitanque6. En el balance final de este enfrentamiento de blindados podría decirse que Israel obtuvo algo de ventaja: destruyó más tanques, pero no pudo desalojar del Líbano a los sirios. Tanto sirios como israelíes llegaron a capturar tanques enemigos y tomar prisioneros7 y hasta hoy cada uno alega haber vencido.

Batalla de Cuito Cuanaval

Habiendo proclamado su independencia en 1975, Angola enfrentaba un problema crónico de guerrillas apoyadas por la CIA y por la Sudáfrica gobernada por blancos racistas. Al hacerse muy crítica la situación en 1986 y 1987, cuando las guerrillas opositoras (a la sazón organizadas como ejército regular) y las mismas fuerzas de Sudáfrica atacaban ya el sur de Angola, este país pidió ayuda a Cuba, que respondió enviando primero asesores militares y luego equipo militar y personal de combate (para infantería, tanques8 y aviación). En un enfrentamiento de diciembre de 1987 a julio de 1988, los aliados cubano-angoleños lanzaron hacia el sur una amplia ofensiva con infantería, artillería, blindados y aviación, que tenía el doble objetivo de contener a los guerrilleros y a los sudafricanos y avanzar hasta amagar Namibia (territorio semicolonial que se interponía entre Angola y Sudáfrica). A los tanques cubano-angoleños T-55 y T-62 se oponían los sudafricanos Olifant9. En esa prolongada confrontación desarrollada en un extenso frente hubo muchas batallas, pero para los fines de esta nota destacamos la de Cuito Cuanavale, en la cual durante un tiempo los sudafricanos y sus aliados contuvieron a los cubano-angoleños sacando provecho de sus excelentes cañones G5, de calibre de 155 mm y alcance de 40 km (¡le vendrían muy bien al ejército peruano estos cañones!), ampliamente superiores a los rusos de calibre de 130 mm y 25 km de alcance de los cubano-angoleños. Más que los tanques Olifant, fue la potente y bien camuflada artillería de los G5 la que con su bombardeo incesante prácticamente inmovilizó a la infantería y tanques de los cubano-angoleños. Solamente cuando los aviones MiG-21 y MiG-23, derrotando a los Mirage de la fuerza aérea de Sudáfrica, neutralizaron los G5, recién pudieron los cubano-angoleños continuar su marcha en dirección sur y lograr la retirada de los sudafricanos.

Guerra del Líbano de 2006

En julio de 2006 la milicia islámica Hezboláh atacó un vehículo militar israelí y capturó dos soldados judíos. Con la intención de rescatar a sus soldados (que después se supo habían muerto en el ataque) y de castigar a Hezboláh, tanques y soldados israelíes entraron al Líbano, pero encontraron fortísima y tenaz resistencia de Hezboláh, que durante años había preparado una serie de túneles y refugios subterráneos desde donde como fantasmas aparecían y desaparecían sus combatientes que, además —éste es un punto que nos interesa—, tenían muy buen armamento antitanque (cohetes Milan, Kornet, Metis y bazucas) con el cual destruyeron muchos tanques israelíes, los famosos y temibles Merkaváh, los cuales tenían que pasar por rutas perfectamente previsibles para el preparado enemigo. Tan contundentes fueron los golpes recibidos, que cuando ya ni la infantería, ni la artillería10, ni los blindados ni la aviación podían hacer nada efectivo contra Hezboláh, los militares israelíes, para calmar la alarma de sus ciudadanos, se dedicaron a destruir con su aviación la infraestructura civil del Líbano.

Reflexiones

Como puede verse, la efectividad de los tanques está sujeta a diversos factores. En la guerra del Yom Kippur el terreno (extensiones abiertas de desierto) era favorable para los tanques israelíes, que al menos inicialmente tenían la ventaja de enfrentar a muchos menos tanques egipcios; pero se encontraron con la densa barrera antitanque de la infantería egipcia. En la guerra de Líbano de 1982 se combatió en terreno accidentado y hubo factores —la respuesta aérea y de infantería— que contribuyeron a frenar el ímpetu de las fuerzas blindadas israelíes, que estaban en la ofensiva. En Cuito Cuanavale la fuerza blindada y la de infantería no pudieron defenderse solas de la artillería de largo alcance. En la guerra de Líbano de 2006, los tanques atacantes resultaron prácticamente inútiles por tres razones: a) terreno de superficie no llana favorable al defensor; b) resolución, preparación y entrega absolutas de una infantería11 bien implantada en su territorio; c) armamento antitanque muy efectivo.

Los ejemplos históricos que hemos expuesto sugieren que cuando la fuerza blindada que está en la ofensiva no tiene un número claramente superior a la fuerza blindada oponente y, además, le falta un apoyo muy fuerte, abrumador, de la aviación y la artillería, es difícil que obtenga éxito, es difícil que alcance el objetivo de ocupar y controlar territorio para la infantería; pero cuando la fuerza blindada tiene a su favor los mencionados elementos (número mucho mayor que la adversaria y amplio apoyo de aviación y artillería), se impone inevitablemente, como se ha visto en el ataque de los EE. UU. contra Iraq y en el de la Federación Rusa contra Georgia. Por otro lado, lo que se ve en la guerra del Yom Kippur y en las de Líbano de 1982 y 2006 pone en primer plano lo que puede esperarse de una infantería bien adiestrada y con buen armamento.

_________________________________

1 Pese a estas limitaciones, en Rusia se producen vehículos automotores extraordinarios como los todoterreno Vityaz y Aton-Impulse, que tienen una eficiencia y unas capacidades totalmente inalcanzables si se los compara con modelos asiáticos o de Occidente,

2 Tenían Centurión ingleses, Sherman M51 y Patton M60 estadounidenses y T-55 rusos (capturados en la Guerra de los Seis Días, de 1967).

3 En este conflicto los egipcios contaron principalmente con T-34, T-55 y T-62 rusos.

4 Años después de la guerra se tiene información de que los israelíes pudieron realizar esta exitosa maniobra no tanto por la habilidad o audacia de sus comandantes sino por la oportuna información obtenida de satélites que les proporcionaban los estadounidenses.

5 De fabricación inglesa. Los Merkaváh son tanques desarrollados en Israel.

6 Por las fotografías de estos combatientes antitanque se nota que la edad promedio era de entre 30 y 35 años de edad, o sea que se trataba de soldados profesionales, no de jóvenes reclutas.

7 Para levantar la moral de su población, los sirios hicieron desfilar en Damasco tanques israelíes capturados, junto con tres prisioneros, de los que nunca se supo más, pese a esfuerzos de mediadores internacionales.

8 La mayoría eran T-55 y un número menor de T-62.

9 Una versión modificada del Centurion inglés.

10 Cañones autopropulsados de 155 mm, que ya son artillería pesada.

11 Aunque la clasificación de Hezboláh como fuerza militar la ubica en la franja del espectro ocupada por las guerrillas y milicias, en la práctica también actúa, en determinados casos, como la infantería de un ejército regular; no sólo golpea y huye como la guerrilla. En el conflicto de 2006 hubo momentos en que presentó combate sostenido poniendo en el campo de batalla el equivalente de dos compañías; en otros momentos los combatientes de Hezboláh, sometidos a incesante bombardeo de aviación y de artillería y al simultáneo ataque de la infantería israelí, defendieron posiciones peleando literalmente hasta el último hombre (no quedaba ni uno vivo).

CON NUESTRO PERÚ.

3 comentarios en “Historia de tanquistas y tecnología militar

  1. Señor Luis Vigil.

    He leído su post sobre la Batalla de Cuito Cuanavale. Me da la impresión que tiene poca información sobre la misma.
    Si le interesa el tema, visite mi blog:

    http://manchiviri.blogspot.com/2007/02/algunos-comentarios-sobre-el-libro-las.html

    http://manchiviri.blogspot.com/2007/02/influencia-del-armamento-nuclear.html

    Estuve en la República Popular de Angola en dos oportunidades. Una en 1978. Luego en 1988 hasta el final de la guerra que comenzó en 1975 junto con la independencia de Angola.

    Participé en la referida batalla y tengo la medalla instituida por el Consejo de Estado del régimen de los hermanos Castro Ruz, “A los Heroicos Combatientes de Cuito Cuanavale” y la medalla, “Por la Victoria Cuba-RPA”. Fuí jefe del Regimiento de Helicopteros Independiente.

    Le saluda

    Mario Riva Morales

  2. Señor redactor del artículo:
    Si bien es cierto todo lo chino no es malo, tenemos misiles, radares moviles y misiles, pero en tanques estan cero cero o camino a ello, ya que no pueden unsar las patentes de tanques serios.

    Ahora el gobierno de turno en Perú no es el más capacitado para aventurarse a compras, menos un ministro que vivie con un crucifijo y se azota…obvio opus dei

    Yo no me he enfrentado a tanques chinos, pero si a idiotas con armamento chino.carabinas, fusiles, pistolas- que son una franca cagada, se atascan, se recalientan…es decir una lastimidad de equipamiento, salvo sus misiles y radares son una cagada de equipos…normal son 1000 millones, pueden perder 200 en una guerra, para ellos es aceptable, para Perú no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s