Dos Chiles tras el sismo [Parte II]

Terremoto en chile

Jorge Ramos Avalos

La presidenta Bachelet no desmintió al ministro y se tardó 6 días en aclarar que nunca habían rechazado la ayuda del exterior. Supongo que ver al presidente peruano Alan García ofreciendo ayuda –a pesar del diferendo marítimo, de las tensiones históricas y de que no se ponen de acuerdo ni siquiera en el origen del pisco, que ambas naciones reclaman- fue difícil de digerir para la clase política. Pero estos son momentos extraordinarios.

Cuarto error. La ayuda no llegaba a los más damnificados. Yo hablé con muchos en esta ciudad que perdieron su casa, que vivían en la calle y que no habían recibido ni un pan. Por eso brincaron por absurdas las declaraciones de la presidenta de que no había desabastecimiento de comida o combustible. Bastaba caminar unos metros sin guardaespaldas para darse cuenta de que eso no era cierto.

Quinto error. Bachelet parecía paralizada en la Moneda. El sismo la desbordó. Los chilenos la querían ver en control. Pero se tardó en ir a los lugares más afectados.

Bachelet era (en pasado) una de las presidentas más populares del país. Hoy muchos chilenos agradecen que se vaya tan rápido tras el vacío de autoridad y capacidad que mostró su gobierno en los días posteriores al sismo. Era una buena presidenta en la normalidad, no en las crisis.

Ahora le toca a Sebastián Piñera, el nuevo presidente, crecerse ante las enormes expectativas que los chilenos han puesto en él. No se trata sólo de reconstruir el país, dijo, sino de reconstruirlo mejor. Es cierto. El problema de fondo en Chile no son las grietas dejadas por el terremoto ni las poblaciones ahogadas por el maremoto. No. El problema de fondo es que una parte del país se echó a correr con la modernidad y no se dio cuenta de que detrás dejaba a millones, sin esperanza y sin manera de alcanzarlos.

Como si fueran placas tectónicas chocando, la sociedad chilena acaba de tener un adelanto de lo que está por venir. Y si no libera esa tensión causada por la desigualdad, la próxima revuelta pudiera ser la grande.

El resentimiento de los que quedaron atrás salió con furia durante el temblor. El reto de Piñera es unir a esos dos Chiles en uno solo. Si no lo hace, el país corre el riesgo de explotar.

2 respuestas a “Dos Chiles tras el sismo [Parte II]

  1. Jorge creo que tu visión de chile no es real, no se cuanto tiempo estuviste en el país para formarte esta idea que reflejas en tu artículo, pero lo que te puedo decir que esta nación está lejos de una explosión social como concluyes en tu publicación.

  2. Bueno en sudamerica el que tiene tiene y el que no se jode, así de sencillo. Y bueno ni me quiero imaginar si en Lima hubiera un sismo de grado 8,5 porque el ministerio de cultura no quiere que esas casonas de mieda que no sirven para nada sigan en pie y maten genet dentro. Las ambulancias no podrían darse abasto, no hay suficientes helicópteros para rescates en tanto edifico en fin al menos 100 000 muertos …y ojo soy peruano, pero realízta y nada cojudo.
    Cuando tu vecino le afeitan la barba, pon las propias en remojo
    Cultura de prevención en Perú cero y viendo todo lo visto una pena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s