Presidenta argentina reaviva alianza para enfrentar voracidad inglesa en Malvinas

PERU ARGENTINA

Arturo Castro (*)

Comunicador social

El 3 de enero de 1833 fuerzas británicas ocuparon las Islas Malvinas, desalojando por la fuerza a sus pobladores y a las autoridades argentinas establecidas legítimamente. Ese acto de fuerza se protestó inmediatamente y nunca fue consentido por la República argentina.

La Guerra de las Malvinas o Guerra del Atlántico Sur (en inglés, Falklands War), se desarrolló entre el 2 de abril y el 14 de junio de 1982, en que se rindieron las fuerzas militares argentinas. Inglaterra recuperó los tres archipiélagos: Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur, que habían sido ocupadas por fuerzas argentinas.

Perú, leal a la historia y sereno, acudió en apoyo del país del Plata. Presto y súbito apoyó con sus aviones Mirage, pilotos, técnicos, así como misiles Exocet. La participación de nuestros pilotos y marinos demostró al pueblo argentino la grandeza del alma peruana, la confraternidad y amistad indisoluble del pueblo peruano, que acudía en apoyo del pueblo argentino, en momentos tan graves para la paz americana.

Mientras tanto, ya conocemos la posición de Chile, país sudamericano que brindó apoyo y aeropuertos a las tropas británicas para atacar a los argentinos y de EEUU no nos sorprendió, porque no iban a pelear contra sus mayores.

El Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) definía una concepción de seguridad hemisférica colectiva, según la cual, los estados miembros se comprometían a apoyar acciones conjuntas de defensa contra las agresiones extracontinentales. Este tratado devino en obsolescencia como ha quedado demostrado a lo largo de su existencia. No sirvió, ni sirve para nada.

La posición geoestratégica de las islas Malvinas permite el control de los pasos y comunicaciones del Sur de nuestro continente y son de una gran importancia estratégica para los británicos. Sin embargo, mucho más importante es hoy, saber que existe recursos como petróleo y gas en esa zona, que son de mucho interés para las empresas transnacionales británicas.

Para tener una idea del interés británico por explorar estas gélidas tierras. Los cálculos más optimistas refieren que en las Malvinas, puede haber hasta 60.000 millones de barriles de reservas de petróleo. Estas reservas superan a las que actualmente tienen Argentina e Inglaterra juntos. Sin embargo, se conoce que sólo después de varios años de búsqueda, se podrán explotar comercialmente 3.500 millones de barriles –casi nada-, además del gas que pueden encontrar y explotar.

¿Qué razones han obligado a la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner para visitar nuestro país?

No han sido, con seguridad, la cantidad de condecoraciones que se le ha colocado en el pecho. Hasta ella se sorprendió de la poca memoria del pueblo peruano. Menem y la cúpula castrense y los mercaderes de la guerra argentinos, traicionaron al Perú, en pleno conflicto del Cenepa, con la gravedad que significaba, el hecho que este país era garante del Protocolo de Río de Janeiro.

El 17 de febrero del presente año, los medios de comunicación argentinos dieron cuenta de la inminente llegada de una plataforma de exploración británica. Un portavoz de la empresa británica Desire Petroleum, que cuenta con una de las licencias otorgadas por las Malvinas para explorar las aguas circundantes, confirmó el 22 de febrero a la cadena BBC que la plataforma que contrató, la Ocean Guardian, ha comenzado esta mañana a buscar hidrocarburos.

Como bien sabemos, la Geopolítica que inicialmente era territorial ha evolucionado por influencia de la economía, la globalización y las Comunicaciones. Hoy las grandes potencias priorizan el control de los recursos naturales de los países en desarrollo. La invasión de EEUU y su coalición a Irak, así como su presencia en Haití obedece a su interés por los hidrocarburos existentes.

Gran Bretaña, no es ajeno a este interés para satisfacer la voracidad de las grandes empresas petroleras y por esa razón su presencia en las Malvinas. El petróleo y gas existentes, son motivos más que suficientes para desplazarse a estas tierras frías e inhóspitas. Nadie hace nada gratis.

Los estados establecen relaciones entre sí y estas relaciones son propiamente en base a intereses, no existen países hermanos. La clase gobernante de nuestro país no quiere entender. No existen países hermanos, solo intereses y punto.

Cristina Fernández de Kirchner llegó a Lima no para pedir perdón por el pasado vergonzante de Menem y sus amigos de la cúpula militar argentina del año 95. Tampoco por el gran negociado de armas, con su comisión de por medio, que pesó más en la billetera, que una tradición que se remontaba a las luchas libertarias de América, protagonizada por el santo de la espada.

Señores, en nuestro país perdemos rápidamente la visión del conjunto. Nuestras autoridades se dejan llevar más por el entusiasmo y la foto, que por su reflexión. La explosión mediática también juega a crear un ambiente artificial o a tapar los últimos escándalos del gobierno aprista. No sobredimensionemos las visitas, démosle el trato que merecen, no más, ni menos.

(*) http://amaruperu.blogspot.com

5 comentarios en “Presidenta argentina reaviva alianza para enfrentar voracidad inglesa en Malvinas

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Arturo Castro (*) Comunicador social El 3 de enero de 1833 fuerzas británicas ocuparon las Islas Malvinas, desalojando por la fuerza a sus pobladores y a las autoridades argentinas establecidas legítimamente. Ese acto de fu……

  2. Y asi dicen estos chilenos de porqueria, que Argentina es su aliada, que es su hermana, que los Argentinos ayudaran a chile en la proxima confrontacion que tendra el PERU con chile, siempre he dicho que el PERU atacara a chile por el este ¿alguna duda? mas a mi favor, lo ayudado a Argentina es deuda y esa deuda se debe de pagar en algun momento, que mejor que en la guerra de recuperacion de todo lo robado y secuestrado por los chilenos a los PERUANOS,
    Ojo, el PERU ayudo a la Argentina en la guerra de las Malvinas sin ningun tipo de interes, solamente fue una ayuda de hermano, una ayuda al debil que se enfrentaba con dos enemigos ya conocidos por el PERU, inglaterra y chile, ¡cuando no!
    Siempre el PERU tiene que tener los ojos bien habiertos con chile, por algo les dicen los traidores de America, los traidores de Argentina, traicionan hasta sus madres.
    Atencion Alan Garcia Perez, ya pasastes a la Historia del PERU, pero seria extraordinario que al final de este tu buenisimo segundo gobierno, dejes al PERU mejor de lo que lo dejo el General Juan Velazco Alvarado en armamento, te lo aseguro como visionario que soy, que volveras a ser nuevamente Presidente del PERU por un tercer periodo.
    Alan Garcia Perez, no te olvides del recado que te dejo tu colega don Ramon Castilla, y eso va en beneficio y seguridad de los treinta millones de PERUANOS.

    No compres ni consumas productos chilenos

    PERUANO, has patria, mata un chileno ¡ya! (Degollalo)

    Alejandrina tu, viva el ¡PERU!

  3. de hecho alaln dejara buenas soprpresas y coimas asolapadas para ganarse el voto nacionalista, pero hubiera sido bueno que haga lo que toca como presidente y no solo buscar votos a futuro…
    Argentina: No obstante pues cada vez que quieren algo de nosotros-armas medicos pilotos vienen a incordiar-, ellos deberian verselas solos en el tema militar y no esperar que casi les demos aprecio de regalos los aviones que pendejo no otro pelea y nosotros le regalamos los guantes…en fin solo hospitales de campaña, municiones y todo a precio del mercado, haciendo caso omiso a lsa restriciciones en caso de guerra es mas que suficiente…ESTE ES EL LEGADO MENEM

  4. Navegando encontré este documento crítico al reclamo Argentino sobre Malvinas http://www.falklandshistory.org/spanish4.pdf
    ¿Quién miente? Gran Bretaña o Argentina en todo caso es para conocer la contraparte .Por un mundo en democracia debemos escuchar a todas las partes y no solo a las que nos conviene. Léanlo y traten de ser científicos no se dejen influenciar por simpatías o apatías a una u otra parte se los recomiendo.

  5. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu propio sitio.

    Ninguna respuesta para “Copa Libertadores 2010: Alianza Lima vs Universidad de Chile [¡EN VIVO – EN DIRECTO!]”
    Alejandrina tu, viva el ¡PERU! Dice: Tu comentario está pendiente de moderación

    Abril 29, 2010 en 6:10 am
    00Rate This

    Para todos los PERUANOS de este blog de PERUANOS y para PERUANOS

    ESTA ES LA HISTORIA QUE NUNCA NOS ENSEÑARON EN EL COLEGIO, POR CONVENIENCIA DE LOS GOBIERNOS TRAIDORES Y CORRUPTOS.
    Durante el gobierno de Prado, se corría un estribillo que decía: “Este jabón lava, pero nunca sacará la mancha” y todo aquel que lo decía o escribía terminaba en la cárcel.
    NUNCA OLVIDEMOS NUESTRA VERDADERA HISTORIA PERUANOS.
    MEDITEN AL RESPECTO Y SAQUEN SUS PROPIAS CONCLUSIONES.
    El Rol de Nicolás de Piérola en la historia del Perú
    Seguramente Nicolás de Piérola debe ser uno de los personajes que más daño ha causado al Perú y sin embargo, a través del tiempo se le ha rendido pleitesía y hasta la principal avenida de Lima lleva su nombre. En las escuelas y colegios del país nunca se narro la historia verdadera de este político que le tocó ser una figura preponderante en los aciagos años de la Guerra del Pacífico, por el contrario se le menciona como al patriota que dio todo de sí por su patria.
    Ni los conocidos historiadores, Jorge Basadre, Pons Muzo ni otro, se atrevieron a escribir la verdad sobre Piérola y no porque no supieran cual era lo cierto, sino, por el temor que casi siempre han tenido estos intelectuales a las clases dominantes y de poder en el Perú, además sabían que pasando por encima de monstruosas verdades, podrían sus libros ser aceptados por el Ministerio de Educación del Perú y por otro lado serian reconocidos como hombres ilustres. Por ejemplo, nadie dijo que en realidad la guerra del 79 no fue con Chile, sino que fue con un país poderoso como Inglaterra, la primera potencia del mundo en esos años, que uso a Chile como instrumento para arrebatarle a Perú y Bolivia las riquezas que guardaban su suelo, riquezas que como era natural fueron a parar a las empresas inglesas después. Como una muestra de esto, puedo señalar que Chile, por la adquisición de sus blindados Cochrane y Blanco Encalada, no pagó ni un solo peso a Inglaterra que los construyó.
    Sin embargo, es importante que la historia real se vaya abriendo campo, porque como es sabido, solo los pueblos que conocen y respetan su historia pueden aspirar a un futuro mejor. Para no explayarnos en este tema nos centraremos en una parte de la historia.
    Era el mes de noviembre del 1879, y el Perú ya había perdido el Huáscar en Angamos; sólo le quedaba un débil barco de guerra que era la corbeta Unión. El gobierno de Mariano Ignacio Prado, resolvió hacer una colecta nacional para comprar dos blindados que podían significar la salvación de la república, ésta se llevó a cabo el último domingo de ese mes de noviembre y cuentan los que vivieron por esos tiempos, que todo el Perú acudió a ese llamado, desde las esferas acaudaladas, hasta los más pobres. Las mujeres entregaron sus joyas y los niños sus alcancías. Por esos días llegaba al Callao desde Santiago de Chile, Nicolás de Piérola, país donde se encontraba exiliado y con el amparo de la burguesía chilena que tenía el poder en esa nación. Apenas desembarcó, empezó a conspirar en la oscuridad contra el gobierno, cosa que era costumbre en él, porque éste fue el eterno revoltoso, que hizo revoluciones y montoneras, que siempre fueron derrotadas por el gobierno de turno.

    El 18 de diciembre del mismo año, el presidente Prado, a escondidas, se embarca en el Callao en un vapor que iba a Panamá, llevándose el producto de la colecta, que el pueblo peruano hizo para comprar dos barcos blindados. Cuando llegó a Guayaquil renunció a su cargo y se fue a Paris de donde jamás volvió y fue un hombre acaudalado en la ciudad luz. Esta indignante traición apenas si se cuenta en la historia oficial del Perú. Mariano Ignacio Prado no volvió, pero años mas tarde si volvió su hijo Manuel Prado Ugarteche y aunque parezca increíble, el pueblo peruano lo eligió DOS VECES presidente. Qué cierta es, a veces, la amnesia de los pueblos. Su familia en el país, fue poderosa y acaudalada, ostentando lujos y osadía y todo eso con el dinero de hombres y mujeres, de niños y ancianos que se desprendieron de lo que tenían, pensando en salvar a la patria.
    La huída de Prado, significó el momento preciso que buscaba Piérola para hacerse del poder y así al frente de una montonera entró en Lima, para derrocar al gobierno que estaba a cargo del vice presidente, el General La Puerta, hombre entrado en años y de poco carácter, que no opuso mayor resistencia, además las tropas acantonadas en Lima, a través de sus jefes anunciaron que no se batirían contra peruanos en un momento tan difícil para el Perú, por lo que aceptaban el gobierno de Piérola, para no causar mas males a la nación.
    Apenas Piérola tomo las riendas del país, empezó un monstruoso plan contra su propio país, el Perú. Este hombre conocido como vanidoso, engreído y ego centrista, comenzó a dar los pasos para hundir a nuestro país. Está claro que todo lo que hizo, fue cumpliendo consignas de sus amigos chilenos, de quien él fue un especial huésped siempre.
    Lo primero que hizo, fue cortar todo apoyo y abastecimiento al Ejército del Sur, acantonado en Tacna, sitio donde se llevaría la segunda etapa de la guerra con Chile. Al Mando del Ejército del Sur o de Tacna, como también se le llamaba, estaba el Contralmirante Lizardo Montero, hombre que había combatido y derrotado a Piérola años antes en una de la muchas revoluciones que éste inició. Por lo tanto lo tenia como enemigo político y sentía celos de él, porque si tenia éxito en la Campaña del Sur, podría ser bien visto por el pueblo peruano y podría arrebatarle la presidencia. Pensando así, de esa forma tan mezquina, condenó a estas fuerzas peruanas al más absoluto abandono, en momentos en que se jugaba el destino del país.
    El pueblo limeño al notar esta actitud, por demás reprochable del dictador, salió a las calles en ruidosas manifestaciones, pidiendo que se envíe socorro a los defensores del sur, que sufrían por escasez de alimentos, armas, municiones, ropa y los refuerzos necesarios para enfrentar al fuerte y numeroso ejército chileno que empezaba a desembarcar en Ilo, en ese tiempo llamado Pacocha. En Lima había en ese momento dos divisiones de ocho mil soldados cada una, que había formado el General La Cotera, por orden del gobierno anterior y que permanecían inmóviles en sus cuarteles. Piérola, para acallar las protestas ordenó enviar un cargamento secreto hacia Arica, en la corbeta Unión. Así fueron embarcadas, con mucha fanfarrea y teatro, un cargamento en el que se suponía iba la salvación del Ejército del Sur. La misión era muy difícil, porque el puerto de Arica estaba bloqueado por la escuadra chilena. Manuel Villavicencio, marino hábil e inteligente, fue el encargado de llevar a la Unión a su destino. Corrían los últimos días del mes de febrero de 1880, La Unión se acercó al puerto de Arica en la madrugada del 26 de ese mes y empleando buenos maniobras, pasó en la oscuridad entre los buques chilenos y ancló en el muelle del puerto peruano e inmediatamente inició la labor de descarga, sin ocuparse de contestar al cañoneo de la flota del país del sur. El Huáscar, que por ese entonces, ya estaba al servicio de la escuadra chilena, intentó espolonear a La Unión, pero un certero cañonazo de una batería de tierra paró esa intención y además causó la muerte de su comandante, de apellido Thompson.
    A las cuatro de la tarde la faena había terminado y sin perder tiempo aún cuando el sol no se perdía en el horizonte, La Unión con una hábil maniobra logra romper el cerco de la poderosa escuadra chilena, en medio de las hurras peruanas que se encontraban en el muelle, del asombro de los marinos chilenos y el aplauso y admiración de los barcos neutrales, que en señal de saludo, lanzaron al aire sus sirenas. De ésta manera, La Unión llegó al Callao, sana y salva.
    Pasada la euforia, los peruanos en Arica comenzaron a desempacar el cargamento que vino en cajas cerradas y se dieron con la triste sorpresa de que sólo les habían enviado montones de tela blanca y dos ametralladoras malogradas e inservibles. Piérola se había burlado de ellos y del pueblo peruano en la forma más despiadada que se le pudo ocurrir. Este hecho que había levantado la moral peruana en un principio, significó un terrible golpe al ánimo de los defensores del Perú. Respecto a esto, el historiador chileno Vicuña Makena dice: “este hecho trajo desazón en los espíritus entre la oficialidad y tropas peruanas”. Ahora sabían los peruanos del Ejército del Sur, que estaban abandonados a su suerte y que no recibirían nada de su propio gobierno. Piérola estaba cumpliendo su cometido: Facilitar la derrota de su patria, el Perú.
    En este escenario, se dio la batalla de Tacna o del Alto de la Alianza. Los chilenos avanzaron desde el norte con 18 mil soldados y 1200 jinetes de caballería, con numerosa artillería manejada magistralmente por los artilleros ingleses. Los peruanos que estaban aliados con Bolivia opusieron 6500 peruanos y 3000 bolivianos, sin caballería y con 12 piezas de artillería. El llamado Ejército de Arequipa, que había salido desde Arequipa 2 meses antes al mando del Coronel Leiva, con 2000 soldados, para unirse al ejército de Tacna, jamás llegó. Su avanzada fue tan lenta, que el 26 de mayo día de la batalla, se encontraba en Mirave a 130 kilómetros de Tacna, de donde regresó a Arequipa. Obviamente, este mal coronel no llegó a su destino por órdenes de Piérola, que era su amigo y coterráneo ya que ambos eran de Arequipa.
    A pesar de la tremenda diferencia de fuerzas, el encuentro fue terriblemente parejo, sobresaliendo el batallón Zepita al mando de Cáceres, y por el lado boliviano, los Colorados hicieron honor a su fama de aguerridos. Ante el tremendo empuje de valor y coraje aliado, el chileno empezó a retroceder y parecía que la victoria sería aliada; los batallones chilenos retrocedían y estaban a punto de entrar en pánico, a pesar de que los oficiales de ese ejército sableaban a los que daban la espalda. Sobre este momento, Vicuña Makena escribe: “Los batallones chilenos retrocedían y parecía que iban a entrar
    En pánico, en ese momento la suerte de Chile pendía de un hilo”. Y lo que decía este historiador era cierto, porque Chile había invertido todo lo que tenia en esta batalla y si la perdía, simplemente perdía la guerra, porque les hubiera sido imposible volver a formar otro ejercito. Pero, fue en esas circunstancias que se detuvo el avance peruano. Sucedió que, lamentablemente se habían agotado las municiones y entonces lo chilenos volvieron a la carga y a nuestros compatriotas no les quedó más que batirse a bayoneta. Se perdió la batalla de Tacna y con ello la oportunidad de salvar a la nación, todo por la traición de un cucufato que se creía Dios y que servía al enemigo, Chile. La derrota del ejército de Tacna, agobió al pueblo peruano y corrieron muchas lágrimas cuando se difundió la noticia; sin embargo, en Palacio de Gobierno de Lima, hubo fiesta.
    El 28 de mayo de ese mismo año, dos días después de la batalla, se publicó en el diario oficial del gobierno de Piérola, llamado La Patria, un editorial que empezaba con las siguientes palabras: “Hace dos días atrás fue destruido en Tacna, el último reducto del corrupto régimen anterior” refiriéndose a los mártires del Alto de la Alianza, que todo el Perú lloraba. A ese punto llegó la insania mental de este dictador al servicio de Chile, en el peor momento de la historia del Perú.
    Pasaron los meses y el ejército invasor comenzó a desembarcar en las cercanías de Lima, todos los militares conocedores de su oficio le recomendaban salir al encuentro de las tropas chilenas que estaban desembarcando, para batirlas por separado impidiendo que puedan concentrarse. El diario El Comercio, en sus artículos y editoriales también exigía lo mismo, sin embargo Piérola, reacio a todo consejo, permaneció inmóvil permitiendo que los chilenos tranquilamente desembarcaran y se trasladaran a Lurín. En el fondo no quería delegar a nadie el mando del ejército, tampoco quería dejar Palacio de Gobierno y por
    Eso decidió esperar al ejército de Chile, en las puertas de Lima. Así, el 13 de enero de 1881, en San Juan, se dio el primer encuentro del compacto ejército chileno apoyado por su escuadra, contra un ejército peruano totalmente intencionalmente mal dirigido por Piérola. Naturalmente, el resultado no pudo ser bueno para los peruanos, que tuvieron que retroceder hacia la segunda línea colocada en Miraflores.
    Terminada la batalla de San Juan, la soldadesca chilena se desbandó y comenzaron a saquear las residencias de Chorrillos y cercanías, donde había muchas bodegas de vinos y otros licores, productos que los soldados mapochinos comenzaron a beber en forma desenfrenada, mientras le prendían fuego al pueblo.
    Preocupado el General Baquedano, comandante en jefe del ejército chileno, le pidió una tregua a Piérola, cosa que éste aceptó inmediatamente, obviamente tenía que ser así. Piérola no podía permitir una debacle del ejército chileno.
    En la noche, mientras el fuego consumía las casas y residencias y los chilenos se mataban entre si y otros dormían en las calles o deambulaban totalmente embriagados por el alcohol, se presentó ante el dictador peruano, el Coronel Cáceres, para pedirle permiso y atacar con su batallón de dos mil hombres a los chilenos en la absoluta convicción que con esa acción terminaría con el ejercito chileno que se hallaba desbandado y borracho y con ello se ganaría la guerra. Como era de suponer, Piérola le negó el permiso, aduciendo que le había dado su palabra al comandante chileno de que no atacaría (una prueba más de que este hombre, servía a Chile). Naturalmente, cuando a los chilenos se les pasó la embriaguez y se reagruparon, se olvidaron de la tregua y empezaron el ataque contra la segunda línea defensiva que estaba en Miraflores; esto ocurrió a medio día del 15 de enero. Las mal distribuidas fuerzas peruanas poco pudieron hacer y a Piérola, el supremo comandante del país, no dio ni una sola orden, y cuando ya todo estaba consumado, se retiró del escenario hacia Lima y para sellar su obra contra la Patria, ordenó a todos nuestros soldados depositar sus armas en el cuartel Santa Catalina. Por esta acción, lo chilenos al ocupar Lima, encontraron 15 mil fusiles en el mencionado cuartel. Piérola después de haber dado esta última orden huyó a la sierra, pero después de algunos años volvió a la escena política y como es normal el mal de amnesia de nuestro pueblo, fue elegido presidente nuevamente.
    Esta es la historia no contada de Piérola en la etapa de la guerra con Chile. Sus actos de flagrante traición a la Patria deberían haberlo sepultado bajo un montón de tierra sin pena ni gloria, sin embargo, se le rinde homenaje poniendo su nombre a plazas, calles, clubes, billetes de moneda y otros sitios donde sólo debieran estar reservados
    PARA HOMBRES QUE HONRRARON AL PERU

    No compres ni consumas productos chilenos
    Solo compra productos que el codigo de barras empiese por el numero 775

    PERUANO, has patria, mata un chileno ¡ya! (Degollalo)

    Alejandrina tu, viva el ¡PERU!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s