Tras ataque militar a flotilla, viceprimer ministro turco maldijo a Israel

BULENT ARINC

El viceprimer ministro turco, Bülent Arinc, dio rienda suelta a su ira con maldiciones literales contra Israel. “Los maldecimos”, dijo Arinc pocas horas después del ataque de las fuerzas hebreas contra el “Marmara”, uno de los barcos de la flotilla que llevaba bandera turca e iba cargado de provisiones de ayuda para Gaza.

El ministro de Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, acusó por su parte a Israel de “piratería” en aguas internacionales. Y el presidente, Abdullah Gül, habló de un violación grave del derecho internacional. En Estambul, en tanto, se registraron furibundas protestas ante representaciones israelíes.

El diario “Hürriyet”, el de mayor tirada del país, emitió además por primera vez desde el terremoto que sacudió el país en 1999 una edición extraordinaria al mediodía con el siguiente título: “Israel ataca: 16 muertos, asalto al “Marmara””.

Turquía ha perdido la paciencia con un Estado con el que había tenido excelentes vínculos durante un tiempo, sobre todo en el ámbito de la cooperación de los servicios de inteligencia y en el militar. El giro lo marcó la ofensiva israelí en la Franja de Gaza entre diciembre de 2008 y enero de 2009.

En esencia, se trata de que el gobierno turco no quiere reconocer más derechos especiales al Estado judío y que exige ahora “iguales reglas de juego para todos en el mundo”.

Ankara empezó a pedir cada vez con más vehemencia que se hablara también de las armas nucleares que Israel estaría escondiendo de la comunidad internacional. En contrapartida, el gobierno hebreo humilló al embajador turco en Israel ante las cámaras de televisión. Y según informes no confirmados oficialmente, hace pocas semanas Ankara suspendió los vuelos de práctica de pilotos israelíes en espacio aéreo turco.

El siguiente shock tuvo lugar la mañana de hoy. En la televisión turca se pudieron ver las imágenes de los soldados israelíes que descendían con cuerdas en la cubierta del “Marmara”.

La organización de ayuda humanitaria turca IHH había recolectado mercancía desde hace meses. La flotilla está compuesta por tres barcos con activistas a bordo y tres cargueros con material de construcción, sillas de ruedas y filtros de agua, según la propia organización.

Sigue leyendo

Perú ha ingresado a la era de la internacionalización de sus empresas, afirma el MEF

Perú ha ingresado a la era de la internacionalización de sus empresas, que se han instalado en diversos países y operan con gran éxito, manifestó la ministra de Economía y Finanzas, Mercedes Aráoz. “Empresas como Alicorp, del grupo Romero; Intradevco, Ajegroup o el grupo Brescia, son un ejemplo claro de empresas que se han abierto paso en otros países”, afirmó.

Puntualizó que no sólo grandes empresas nacionales se han instalado a nivel mundial sino también las medianas y hasta pequeñas empresas han logrado establecerse en otros mercados.

“Un ejemplo claro son las franquicias peruanas que han crecido considerablemente en el exterior. Sin duda el tema gastronómico es la estrella, pero también vemos empresas que venden desde flores hasta adornos para el cabello, que ya comienzan a tener sucursales en América Latina en particular”, declaró a la agencia Andina.

Destacó el caso de la multinacional peruana Ajegroup, de la familia Añaños, que afina su presupuesto de inversión para concretar su ingreso a los mercados de China e India.

Ajegroup concretó en el 2006 su primera incursión en el Asia, al instalar una planta de producción de Big Cola en Tailandia, país que considera su centro piloto.

La empresa tiene en la actualidad 22 plantas de producción de bebidas en Perú, Ecuador, Venezuela, Costa Rica, Guatemala, México y Tailandia, pero aspira a cerrar el año con un total de 26 plantas.

Mientras que Interbank, uno de los mayores grupos financieros nacionales, inició operaciones en agosto del año 2007 en el distrito financiero de Shanghai (China) y desde entonces registra numerosos clientes facilitando el flujo comercial entre ambos países.

Entre las inversiones peruanas más destacadas en Chile está la realizada por el grupo Brescia, que en agosto del año pasado compró la cementera Melón por unos 400 millones de dólares, convirtiéndose así en el principal actor del negocio del cemento en ese país.

Sigue leyendo