La DESASTROSA gestión de Susana Villarán como ministra de la Mujer en el 2001

NO A SUSANA VILLARANLa gestión de Susana Villarán, ahora candidata a la Alcaldía de Lima por Fuerza Social, como ministra de la Mujer en el 2001 fue objeto de una serie de observaciones por parte de la Oficina de Auditoría de ese portafolio.

El documento, al que tuvo acceso el diario ‘Perú.21’, tiene el carácter de confidencial y deja al desnudo la absoluta deficiencia del manejo administrativo del Promudeh en la gestión Villarán, con la contratación irregular de consultorías especializadas, adjudicaciones directas de bienes y servicios no programadas y compra de pasajes aéreos nacionales e internacionales sin criterio técnico, todo lo cual ocasionó egresos por encima de los S/. 2 millones.

El examen especial a la Oficina de Logística del Promudeh, suscrito por el entonces jefe de la Oficina General de Auditoría, Daniel Anchante, abarca toda la gestión de Villarán durante el gobierno de Valentín Paniagua, y contempla un auscultamiento de los sistemas de adquisiciones, servicios, transportes, almacén, control patrimonial y seguros aplicados en la cartera en cuestión, lo que ha permitido establecer que entre enero y junio de 2001 se llevaron a cabo adjudicaciones directas, con y sin publicación, de servicios no programados, por un monto superior al S/.1’883,652.

Solo en las adjudicaciones directas sin publicación, se advierte que se contrató a profesionales para prestar el servicio de supervisión, asesoría legal, prensa o apoyo en logística por cifras que fluctuaron entre los S/.12,000 y los S/.30,780 por períodos no especificados. Asimismo, se da cuenta de la contratación de servicios de alojamiento para 60 personas (no se precisa con qué motivo) por S/.20,406 y del alquiler de hoteles y locales para capacitación por S/.13,000, entre otros.

De acuerdo al informe de auditoría, estos hechos se originaron por “deficiencias administrativas y del sistema de control interno de la Oficina de Logística, y por la carencia de supervisión de la Oficina General de Administración de Recursos”, y constituyeron una vulneración de la Ley de Contrataciones y Adquisiciones del Estado por lo que se establece que hubo responsabilidad administrativa en los funcionarios encargados.

Falta de planificación

En el rubro de adjudicaciones directas con publicación encontramos que hubo gastos no planificados por servicio de mensajería local y nacional por S/.90 mil; a los que hay que añadir más de un millón de soles por concepto de estudios sobre el retorno de comunidades desplazadas por la violencia política, el sistema de adopciones o las acciones de apoyo alimentario que habrían sido inoportunas, por decir lo menos, si se toma en cuenta que la de Villarán era una administración temporal y solo de transición a la instalación de un nuevo gobierno que sí tenía que fijarse metas institucionales para el quinquenio 2001-2006.

Sigue leyendo