Se presenta la primera laptop ensamblada en el Perú

LAPTOP PERUANA

Una laptop bien peruana. Colores y diseños patrios visten la nueva portátil de Altron Ecomani- Línea Perú. Un atractivo equipo que además se convierte en la primera laptop ensamblada en el Perú.

De este modo, es la primera laptop que con pasión y creatividad peruana se ensambla en nuestro territorio y contribuye con el desarrollo de la industria nacional y genera nuevas oportunidades de empleo para más peruanos.

La novedad del portátil Altron Ecomani-Línea Perú es que viene en cuatro diseños con colores vivos y motivos peruanos. Una vicuña, una lliclla (manto femenino), poncho cusqueño y el dios degollador son diseños que se ven en la carcasa.

Con Windows 7

Esta computadora portátil cuenta con el soporte del sistema operativo Windows 7. Además tiene una tarjeta AMD Radeon HD 6310 compatible con DirectX 11 que reproduce video de alta definición en formato 16:9 o mediante el puerto externo HDMI.

“Contar con Windows 7, sistema operativo de Microsoft, constituye una garantía y una ventaja competitiva para nosotros gracias  a su funcionalidad frente al usuario final”, aseguró Alfonso Li, director gerente de Grupo Tecnologies.

“Es un producto que se adecúa a las necesidades de los clientes. La laptop Altron Ecomani-Línea Perú ha sido probada a 4.818 msnm logrando excelentes resultados con las más exigentes aplicaciones de juegos. Podemos afirmar además que es la laptop de mayor rendimiento del mercado”, dijo Li.

Tiene 320Gb de disco duro, web cam y parlantes integrados. Y claro tiene Bluetooth y WiFi.

El dato

Atractivos. Las nuevas laptop Altron Ecomani-Línea Perú ya se venden en el mercado local a un precio de S/.1.399.00. Sus atractivos colores llaman la atención en los puestos de venta.

Vinos de Majes y Moquega eran los más consumidos en el Perú y Bolivia durante la colonia

VALLE DE MAJES VINO

El historiador Carlos Buller revela en su nuevo libro Vinos, aguardientes y mercado, que los valles de Vítor, Majes y Moquegua eran el origen de la mayor parte del vino y aguardiente que se consumía durante la Colonia en las minas del sur del Perú y Bolivia.

Un dato que no hay que perder de vista y que nos proporciona el estudioso es que en Potosí solo hay registro de consumo de productos vitivinícolas de estos valles y de una zona del Alto Perú, mas no así de Chile.

El historiador también puntualiza que la información reunida, en la que se habla de haciendas dedicadas en exclusividad a la industria vitivinícola, es una señal de la existencia de un mercado interno, en el que cada zona produce lo que necesitan otras áreas.

Las actividades económicas se desarrollan en un contexto. Por ejemplo, el auge de la industria vitivinícola de los valles de Arequipa se produjo en paralelo con el boom de la minería del Alto Perú. Así lo señala el estudio de Carlos Buller, en el cual se proporciona otro dato por tomar en cuenta: la reducción extrema de las vides se registra a partir de la Independencia.

El historiador considera que eso se debe a que, por un lado, existía una gran tensión política que dificultaba los negocios, pero, por otro, a una serie de hechos ocasionados con la llegada de la República.

Tener que pagar impuestos para vender a Bolivia y la competencia del aguardiente de caña –prohibido durante el Virreinato– hicieron poco rentable al vino y demás.

El historiador y diplomático comenta que su intención al iniciar su investigación era documentar el cambio de élite en la Arequipa del siglo XVIII. Sin embargo, luego de revisar bastante documentación de la época, no encontraba el filón por dónde abordar el tema. Hasta que descubrió, de forma casual, en el Obispado mistiano, el registro del pago de diezmo en los valles de la región.

Lo interesante es que en estos documentos, en su mayoría del período entre 1770 y 1853, se halla con bastante detalle la cantidad y tipo de producción que se tenía en esas zonas. Buller hace notar que la información que se maneja de esa época por otras fuentes es muy general y no es precisa.

La importancia de esta veta es que, por un lado, se dan luces de cómo van cambiando de manos las tierras arequipeñas por una nueva clase dirigente en el siglo XVIII y, por otro, revela un pasado poco conocido de esta región: su tradición vitivinícola.

Productos como el maíz y el ganado fueron desplazando a las vides. El siguiente reto de Buller es ver la evolución de las actividades agrícolas en estos valles en el marco de la economía global.

El libro fue presentado en Arequipa a fines de octubre por Eusebio Quiroz Paz-Soldán, Eduardo Dargent y Alejandro Málaga.

En Lima, lo presentan hoy Carlos Contreras y Cristóbal Aljovín a las 18:45 horas, en el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú, de Pueblo Libre.

La investigación surgió del trabajo de tesis de Carlos Buller para postular al grado de doctor en la École del Hautes Études en Sciences Sociales de París.

Fuente: Agencia Andina.