Triángulos tienen gigantesco yacimiento de gas más grande que el de Camisea

YACIMIENTOS DE GAS EN EL MAR RECUPERADO

Redactor: VÍCTOR ALVARADO

El fondo submarino de los 50,000 km2 de mar recuperados gracias al fallo del Tribunal Internacional de Justicia de La Haya, que permanecían en poder de Chile por más de 60 años, localizados en los llamados triángulos interno y externo, entre las 80 y 200 millas marinas, cuya línea de unión conforma la nueva frontera marítima entre Perú y Chile, aprobada por el citado órgano de justicia, son ricos en grandes yacimientos minerales, de petróleo, y especialmente en gas o hidratos de gas (metano), en una amplitud geográfica mucho más grande que la del yacimiento de Camisea, sostuvo el ingeniero en ciencias navales y satelitales, capitán de fragata AP (r) Jorge Manrique Prieto, desde Utah (EEUU), donde reside y se dedica a la investigación científica y tecnológica.

Manrique subraya que esta apreciación suya no es una elucubración personal, ni menos una presunción o un trascendido a los que son adictos determinados medios de comunicación nacional e internacional, sino una información científica de alta credibilidad, pues corresponde al resultado de las observaciones del satélite europeo de baja órbita “Goce” (Explorador de la Circulación Oceánica y la Gravedad), por sus siglas en inglés, en el marco de estudios sobre la forma en que la fuerza de gravedad varía alrededor de la Tierra.

En otras palabras, dijo, la cartografía satelital levantada por el satélite Goce sobre las llamadas anomalías de gravedad en los espacios marinos correspondientes a los triángulos interno y externo), ha detectado casi al máximo de certeza que en esa zona marina existen grandes yacimientos submarinos de minerales, gas, petróleo o “hidratos de gas” (metano), y que los hallazgos en realidad no son ninguna novedad para los científicas, pues los mismos pueden ser pesquisados en los llamados mapas “portulanos”, actualmente a cargo de una división de la NOAA (Agencia Oceanográfica de EEUU, localizada en Boulder, Estado Colorado, EEUU.

El mapa revelador de la existencia de gigantescas reservas de minerales, hidrocarburos en particular gas o hidratos de gas (metano) en los fondos submarinos de los triángulos internos y externo pertenecientes al Perú por sentencia de La Haya, es uno de los primeros levantados por el satélite Goce sobre el comportamiento de la gravedad y muestran con claridad detalles nunca antes vistos en mediciones terrestres o espaciales. El Goce, en referencia, fue lanzado por la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) en marzo del año pasado y despegó desde el Cosmódromo de Plesetsk, en el noroeste de Rusia.

CAMPO GRAVITACIONAL

Cabe destacar, explica Manrique, que en el pasado, antes de la novísima experiencia de observación satelital del “Goce”, se realizaban exploraciones de los fondos marinos con Air Guns (pruebas sísmicas) y visualizaciones en 3-D, mediante el empleo de barcos especiales y apoyo tecnológico desde tierra con el concurso de gran infraestructura logístico y de servicios, posibles de ser empleados por países desarrollados.

Para Manrique, los satélites Goce de baja órbita están a la vanguardia de los estudios sobre el comportamiento de la gravedad, entre los que cabe mencionar el realizado con el concurso de los servicios de remote sensing satelital (sensoramiento remoto por satélite) que realizó este satélite en noviembre pasado y terminó en un grave siniestro del artefacto, pues se precipitó a tierra, incendiándose en la atmósfera sobre las Islas Malvinas en el Atlantico Sur.

El satélite, prosigue Manrique, circunvoló el planeta por espacio de varios años y le corresponde el mérito de haber realizado por primera vez en la historia la medición del campo gravitacional de todas las zonas del planeta con una exactitud asombrosa. Precisamente, agrega, esta medición del campo gravitatorio terrestre y sus anomalías, sirven para determinar las exactas localizaciones de vetas mineras, grandes o medianas o pequeños depósitos de gas, petróleo y los yacimientos de hidratos de gas, como las que ha localizados en los fondos marinos de los 50,000 km2 de los triángulos interno y externo pertenecientes al Perú.

ESTUDIOS A LA MANO

Toda esta información, advierte, para satisfacer la inquietud de las instituciones científica locales, se encuentra almacenada con profusión de detalles en la agencia NGDC-NOAA de los EEUU, cuya webpage es Gravity Data , en la cual luego de ingresar es posible acceder a la data de las anomalías del campo gravitacional con mediana precisión (hasta en minutos de latitud o longitud) y a las mediciones en la zona del llamado triangulo externo.

Los primeros mapas, en los que se registran sus hallazgos, entre ellos lo que han dado motivo a este informe, fueron presentados en la reunión de otoño pasado, por la American Geophysical Union (AGU, por sus siglas en inglés), que es tradicionalmente la reunión más grande de geólogos y expertos en ciencias de la Tierra.

Para los científicos, refiere Manrique, los objetivos del trabajo del satélite Goce no se refieren simplemente a observaciones de los fondos marinos, sino son mucho más amplios y están centrados principalmente en profundizar el entendimiento sobre cómo se mueven los océanos, facilitar la creación de un sistema para medir la altura desde cualquier parte del planeta y estudiar los procesos geológicos, como terremotos y volcanes, entre otros.

Lo que hay detrás del chantaje de Piñera

“Al gobierno debe quedarle absolutamente claro, luego de esta exposición científica, sustentada en las observación satelital del “Goce”, que el Perú no debe reconocer la Convención del Mar- Convemar, como lo está exigiendo el gobierno chileno como condición para cumplir el fallo de demarcación marítima de la Corte de La Haya, lo cual constituye un chantaje inaceptable porque está a la vista que si el Perú reconoce la Convemar, los triángulos del Mar de Grau serían automáticamente invadidos, no solo por Chile, sino por cualquier país, para apoderarse no solo de su pesca, sino de su potencial minero y gasífero”, dijo Manrique.

Finalmente, Manrique recomienda al gobierno que el Instituto del IMARPE contacte con la dirección ejecutiva de la NOAA y le solicite la información gravitacional detallada de los fondos marinos de los triángulos peruanos; y que el Produce autorice el viaje de un par de oceanógrafos físicos del IMARPE a la “NGDC” (Washington DC) para realizar con los especialistas de esta agencia, la interpretación detallada en los mapas tipo portulano de las anomalías gravitacionales, a los que se podrían sumar los del BAP “Melo”, que ya realizan estudios en la zona y más adelante, los del BIC Jose Olaya Balandra”.

Anomalía gravitatoria de color azul indica grandes yacimientos de gas

Para conocer la experiencia del satélite “Goce”, el científico Manrique, se remitió al informe del gerente de la misión satelital, Rune Floberghagen, quién ha dado cuenta de las mediciones de anomalías gravitacionales del planeta Tierra levantado por el “Goce”, del cual forma parte precisamente un mapa en el que dentro de un círculo verde aparece incluido el área de los triángulos interno y externo del Mar de Grau.

Sobre este mapa, subraya Manrique que dentro del círculo se aprecia dos grande anomalías, la anomalía gravitatoria más intensa es de color azul y la medianamente intensa es de color rojo, y cuando es de color azul es claro indicativo de la existencia de yacimientos submarinos de gran tamaño de petróleo o de gas, que están confundidos con yacimientos metálicos en el fondo del mar.