Escocia decidirá si rompe con 300 años de unión con Reino Unido

ESCOCIA REINO UNIDO

Escocia decidirá el jueves si se independiza y rompe con 300 años en el Reino Unido con ingleses, galeses y norirlandeses, en un referéndum observado atentamente por Europa y sus movimientos nacionalistas.

Unos 4,2 millones de residentes en Escocia están llamados a responder “sí” o “no” a la pregunta “¿cree que Escocia debería ser un Estado independiente?”.

Los resultados definitivos se conocerán hacia las 08h00 (07H00 GMT) del viernes y no habrá sondeos a boca de urna, aunque no se descarta que algún medio británico pueda dar una proyección del escrutinio antes de esa hora.

Los mayoría de los sondeos de la última semana ponen en cabeza a los unionistas, aunque por un margen menor al de los indecisos, y confirman que el miedo al impacto económico de la secesión vuelve a ser el motor de los electores.

Dos bancos -RBS y Lloyd’s- tienen planes para trasladar su sede social a Londres en caso de victoria del “sí”, y dos supermercados -ASDA y John Lewis- sostienen que una Escocia independiente vería un incremento de los precios de la canasta básica.

La independencia causaría sensación en todo el mundo e impulsaría de inmediato las demandas de dimisión del primer ministro británico, David Cameron.

Además, supondría el pistoletazo de salida para las complejas negociaciones entre los gobiernos británico y escocés para la separación de dos economías y sistemas políticos profundamente interrelacionados después de tres siglos de historia compartida.

El Partido Nacional Escocés (SNP) ha fijado ya la fecha del 24 de marzo de 2016 -309° aniversario de las Actas de Unión entre Inglaterra y Escocia- para completar el proceso y declarar una secesión que reduciría la superficie del Reino Unido en un tercio.

Escocia sería el primer estado independiente creado en Europa desde la sangrienta desintegración de Yugoslavia (1991-1999) pero se asemejaría más a la partición pactada y pacífica, en 1993, de Checoslovaquia en dos países, la República Checa y Eslovaquia.

Protestas

Cerca de 2.000 independentistas escoceses se manifestaron este domingo frente a la sede de la BBC, en Glasgow, para denunciar la cobertura informativa del referéndum de independencia del próximo jueves, que consideran parcial.

Según los manifestantes, que llevaban pancartas y banderas en favor del “sí”, los reportajes de la radiotelevisión pública británica son favorables al “no”.