Retiro de embajador es una actitud firme, consecuente y justificada ante espionaje

EDUARDO FERRERO

El Gobierno ha mostrado una actitud firme, consecuente y justificada al retirar de forma temporal a su embajador en Santiago luego que Chile no brindara una respuesta satisfactoria por el caso de espionaje, opinó hoy el excanciller Eduardo Ferrero.

“Perú exige, como corresponde, las satisfacciones del gobierno de Chile por los actos realizados; como no se ha recibido, se procedió acertadamente, y con firmeza, a retirar al embajador en Santiago en tanto no se brinde las satisfacciones”, enfatizó.

“Se trata de una actitud consecuente del Gobierno que yo aplaudo, comparto y espero así sea también reconocida por todos los peruanos. Es un tema de Estado frente a un acto grave, contrario a la dignidad del país”, dijo a la Agencia Andina.

Para Ferrero, la medida adoptada se justifica, pues primero se llamó en consulta al embajador, se envió la nota de protesta y se esperó la respuesta, una respuesta que resultó ser insatisfactoria ante la situación acontecida.

El excanciller consideró que ahora corresponde aguardar una nueva respuesta de las autoridades chilenas, que tenga en consideración una reacción positiva a la referida demanda de satisfacción por parte del Perú.

A su juicio, el tema de la satisfacción pasa porque Chile reconozca que hubo espionaje, que se investigue de manera profunda para identificar a todos los responsables y se comprometa a que este hecho no se repetirá.

Tras recordar que el espionaje militar en perjuicio del Perú está demostrado con pruebas fehacientes, indicó esperar que en Santiago se prepara una respuesta más adecuada, ajustada a las circunstancias.

Anoche, la Cancillería peruana envió una nota de respuesta a Chile tras la respuesta que recibió a la protesta por el caso del espionaje y anunció el retiro del embajador nacional en Santiago hasta que no se den las satisfacciones del caso.