Papa Francisco da mensaje por Navidad de esperanza, justicia y fraternidad

PAPA FRANCISCO

El papa Francisco dirigió hoy un mensaje navideño de esperanza, justicia y fraternidad, y consideró necesario procurar una casa para cada familia en el orbe, al emitir el Angelus en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano.

Hizo especial énfasis en la palabra justicia al pronunciar su discurso, al cual antecedieron otros en demanda de fin de la pobreza y el despilfarro.

El Sumo Pontífice leyó un cartel situado en la Plaza de San Pedro, a donde acudieron miles de fieles, que rezaba “Los pobres no pueden esperar”, destaca la televisión capitalina.

La familia y la casa van juntos. Es muy difícil llevar adelante una familia sin habitar en una casa, comentó el Santo Padre, quien desde su entrada al Vaticano rompió con protocolos de seguridad y del propio ritual de presentaciones públicas del Papa.

Jorge Mario Bergoglio, el obispo argentino que asumió la dirección de la Iglesia católica en marzo pasado, también se refirió en su homilía al movimiento de protesta “9 de diciembre”, el cual adquirió auge en los últimos tiempos en Italia, con bloqueo de carreteras por personas afectadas por el desempleo y las medidas de ajuste gubernamentales.

A cuantos en Italia se reunieron para manifestar su empeño social, les deseo dar una contribución constructiva, rechazar las tentaciones del enfrentamiento y de la violencia, así como seguir siempre el camino del diálogo.

Papa Benedicto XVI celebra Misa del Gallo por Navidad en Roma

MISA DE GALLO 2009 VATICANO

El Santo Padre Benedicto XVI, encabeza la tradicional Santa Misa de Nochebuena, en la Basílica vaticana, por celebración de la Navidad.

El Sumo Pontífice dirigirá mañana un mensaje navideño a todos fieles reunidos en la Plaza de San Pedro y a todo el mundo, impartiendo luego la Bendición Urbi et Orbi, según informa Radio Vaticano.

Benedicto XVI señaló en la víspera que los cristianos celebramos en la Nochebuena, el misterio del Nacimiento del Niño Dios, que «viene sin armas», pues la Navidad es la victoria del amor sobre la soberbia y la violencia.

«En aquel Niño, Dios se acerca a cada uno de nosotros, lo tenemos tan cerca que podemos tutearnos y mantener con Él una relación confidencial de profundo afecto, así como hacemos con un recién nacido”, dijo.

“En aquel Niño, en efecto, se manifiesta Dios-Amor: Dios viene sin armas, sin fuerza, porque no tiene intención de conquistar, por decir, desde el exterior. Sino que desea, más bien, ser acogido por el hombre en libertad. Dios se hace niño inerme para vencer la soberbia, la violencia, el afán de poseer del hombre”, agregó.

Sigue leyendo