Proyectos de concesión y autoritarismo presidencial

BASE NAVAL DEL CALLAO

1. INTRODUCCIÓN

Nuevamente se pone en evidencia el ávido interés del gobierno por otorgar en concesión a particulares, en el menor tiempo posible la mayor cantidad de activos del Estado Peruano, propiedades que forman parte del patrimonio común de nuestra sociedad. Si bien la Constitución de 1993 permite la entrega en concesión de propiedades estatales (Art.º 73), estas deben realizarse de manera justa y garantizando el máximo beneficio al Estado. Es de requerimiento jurídico un proceso transparente y debidamente supervisado.

La angurria presidencial se manifiesta ahora con la inconstitucional dación de poderes mediante el Decreto de Urgencia 001 y la polémica desafectación de un área acuática reservada (R.S. 034 2011) para su empleo en operaciones para la defensa nacional, desconociendo las normas y los procedimientos que lo rigen.

2. LOS HECHOS

Comenzando este último año de administración aprista, el presidente Alan García promulga el Decreto de Urgencia 001 (17/1/2011) con la finalidad de allanar el camino a la concesión de 33 obras públicas de infraestructura y de servicios públicos, entre las que se encuentran dos que afectan las operaciones de la Marina de Guerra del Perú, el Terminal Norte Multipropósito del Callao y el proyecto Isla San Lorenzo-El Frontón.

El inciso 5.3 del DU-001-2011 indica lo siguiente: “b. Los terrenos y/o edificaciones de propiedad directa o indirecta del Estado incluyendo las empresas del Estado, requeridos para la concesión, serán transferidos automáticamente por la entidad titular de los mismos al concedente en la oportunidad en que éste lo señale y a título gratuito, por el solo mérito del Decreto Supremo del sector correspondiente.”

Quiere decir que basta la firma del Ejecutivo para “transferir automáticamente” la propiedad de las Fuerzas Armadas, a través del Ministerio de Defensa, a la empresa concesionaria, sin estudio, planeamiento o discusión técnica de las implicancias que estas podrían tener. El Poder Ejecutivo, es decir el presidente de la República se ha auto premunido de un enorme poder de decisión que sobrepasa las atribuciones democráticas, rompe con el balance de poderes y la supervisión popular. Organizaciones de la sociedad civil, el Instituto de Defensa Legal (IDL) y la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), se han opuesto a la dación de dichas normas de urgencia y han solicitado al Congreso de la República la derogación de las mismas (001 y el modificatorio 002).

El presidente de la República se ha autopremunido de un enorme poder de decisión que sobrepasa las atribuciones democráticas

El día viernes 27 de enero, el Ejecutivo firma la Resolución Suprema 034 (apenas 10 días después del DU 001), por la que se levanta la reserva para la defensa nacional de un área acuática ubicada en el interior de la rada del puerto del Callao, con la finalidad de adecuar la ley al proceso de concesión del Terminal de Embarque de Concentrados de Minerales y al Terminal Norte Multipropósito. Este documento ha sido criticado por Oficiales de la Marina, en situación militar de retiro, quienes fueron insultados por el presidente Alan García a quienes calificó de “golpistas” entre otros adjetivos.[1]

3. ANÁLISIS DE LOS HECHOS

El Decreto de Urgencia 001-2011 está sustentado por un argumento deleznable: “se sustenta además en un escenario en que la incertidumbre sobre la evolución de la economía mundial, donde subyacen riesgos, no permite descartar escenarios de baja probabilidad pero con un alto impacto sobre la actividad económica” [2]

En la economía mundial siempre existirán riesgos e incertidumbres. La economía no es una ciencia exacta, por ser social, y no puede prever escenarios con exactitud en lo que el documento denomina de manera curiosa “escenarios de baja probabilidad y de alto impacto”. Los redactores del documento habrían emplearon estos eufemismos para esconder la verdadera intención.

Los redactores del documento habrían empleado estos eufemismos para esconder la verdadera intención.

En el caso de la polémica Resolución Suprema 034, firmada el viernes 27 de enero (apenas 10 días después del DU-001), se levanta la reserva para la defensa nacional de un área acuática ubicada en el interior de la rada del puerto del Callao.

Sigue leyendo

Sentimiento antimilitar del presidente García ha relegado a segundo plano la defensa nacional

BASE NAVAL DEL CALLAO

Medida del gobierno restringirá operaciones y maniobras, impedirá proyectos y dará golpe mortal al SIMA

Víctor Robles Sosa (*)

El ataque verbal lanzado contra los almirantes Jorge Montoya y Alfredo Palacios por el presidente Alan García indica que en la personalidad de éste subyace el espíritu antimilitar de los apristas de viejo cuño, aquellos que guardan aún una profunda aversión a lo castrense.

Sus propias palabras lo confirman cuando alude al viejo golpismo para rebatir los argumentos de Montoya y Palacios, en vez de responderles con argumentos. García ha recurrido al agravio (“golpistas”, “empleados”) en vez de usar argumentos.

La fobia presidencial es absurda en estos días, pues la injerencia militar directa en la política ha quedado sepultada en el pasado, no existe más. Hoy las fuerzas armadas son instituciones comprometidas con la democracia.

Las declaraciones de los almirantes Montoya y Palacios en contra de la concesión de las aguas de la base naval del Callao a un proyecto privado se enmarcan en esa realidad. No hay ninguna intención golpista detrás de ellas.

Tampoco hay justificación alguna para que el presidente los desprecie llamándolos “empleados” cuando son profesionales calificados que cumplen un rol constitucional importante. Es cierto que las FFAA le deben obediencia al poder civil, pero éste también le debe respeto a toda la nación.

Lo peor es que ese sentimiento antimilitar ha inducido al presidente a cometer el grave error de relegar a un segundo plano la defensa nacional, un aspecto que es vital para toda nación. Éste es el problema de fondo.

Por eso su gobierno carece de políticas de defensa y seguridad nacional; éstas se han dado según la buena o mala disposición del ministro de turno. La excepción positiva fue la gestión de Rafael Rey, quien encaró los problemas y tomó decisiones para resolverlos. Si no hizo más fue por falta de apoyo.

El Estado tiene mecanismos institucionales encargados de la defensa, como el Consejo de Defensa Nacional, al cual debió pedírsele su opinión sobre el uso de las aguas de la base naval del Callao para el proyecto del muelle para minerales.

Como García no pidió esa opinión antes de levantar la reserva, la Marina se ha visto obligada a hacer escuchar su voz, para hacer público el problema y pedir que se cumpla lo que manda la Constitución, nada más.

El ex comandante general de la Marina, Alfredo Palacios, ha señalado que la medida “restringirá en la rada interior sus operaciones y maniobras, y además impedirá el desarrollo de futuros proyectos de la Marina”, perjudicando así la defensa del Perú.

También, según Palacios, afectaría “las gradas de construcción y diques flotantes del astillero del Servicio Industrial de la Marina, –único de alto bordo en el país–, lo cual reduciría su capacidad de construcción de buques de alto bordo y los procesos de reparación de todas nuestras unidades”.

Si esto es verdad, la preocupación de ese instituto es justa y razonable, por lo tanto el presidente García debe convocar al Consejo de Defensa Nacional para discutir y analizar el reclamo de los mandos navales.

Sobre estos hechos, y llevado por su ignorancia en la materia, un columnista obsesionado con el ex ministro Rey y el almirante Luis Giampietri, ha culpado a estos de los graves errores cometidos por el gobierno aprista.

En honor a la verdad debo recordarle que fue Alejandro Toledo quien desarticuló nuestra defensa al desactivar 68 bases contra terroristas, dejar sin presupuesto a las FFAA y desatar la persecución indiscriminada contra los policías y militares que lucharon por la paz. Un sector del Apra respaldó ese despropósito en su momento.

Rey y Giampietri, por el contrario, han sido dos voces solitarias y persistentes en este gobierno reclamando rectificar el error y fortalecer la defensa. De hecho la gestión de Rey como ministro de Defensa ha sido aplaudida por los institutos militares.

Pero volviendo al tema de fondo, éste sigue abierto: El presidente García está yendo contra la Constitución si persiste en levantar la reserva de las aguas de la Base Naval del Callao obviando la consulta previa al Consejo de Defensa Nacional. Está obligado a hacerlo por mandato constitucional, no tiene otra opción.

(*) Periodista y analista político

E-Mail:
HYPERLINK
mailto: victor.robles.sosa@hotmail.com / victor.robles.sosa@hotmail.com / www.victorrobles35.com

¡El colmo! El presidente Alan García califica de “golpistas” a marinos que expresan su rechazo a la venta de la Base Naval del Callao

MARINA DE GUERRA DEL PERÚ

Presidente Alan García se expresó en duros términos de los militares que defienden la Base Naval del Callao.

DETALLE

La Ley del Sistema Portuario Nacional (Nº 27943), en su artículo 9, obliga a la Autoridad Portuaria Nacional (APN) a consultar la opinión técnica del Ministerio de Defensa para la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo Portuario, en este caso, la construcción de un muelle.

“Se solicitará la opinión técnica al Ministerio de Defensa en temas de Defensa Nacional, seguridad y protección de la vida humana en áreas acuáticas de las zonas portuarias. El Mindef deberá emitir su pronunciamiento dentro del término máximo de 30 días hábiles de recibida la solicitud. Transcurrido dicho plazo, sin que el Ministerio de Defensa hubiera emitido opinión, se entenderá que ésta es conforme con la solicitud de la APN”, dicta la norma.

Al presidente Alan García no le hizo ninguna gracia que se ponga en evidencia que el gobierno le ha quitado el carácter de reserva para la defensa nacional a la Base Naval del Callao con el fin de entregar una parte de ella a la construcción de un muelle de minerales.

Totalmente desencajado, García arremetió contra los vicealmirantes Jorge Montoya y Alfredo Palacios, descalificándolos y llamándolos ‘golpistas’ porque ambos observaron que la construcción del muelle de minerales afectará la maniobra y el traslado de los buques de la Marina de Guerra del Perú.

Golpistas

“Aquí hay personas que se creen dueños del Estado y no son más que empleados que deben obedecer las órdenes del gobierno civil. Ya está bueno. Cada cierto tiempo se toman el gobierno, lo destruyen, lo destrozan en golpes militares y ¿van a darnos lecciones a nosotros? ¡No pues! Cada uno a lo suyo y cada chancho a su rancho. Esta es la mejor manera de gobernar”, aseveró.

En medio de su ofuscación, García dejó escapar un detalle y reconoció que no se ha hecho ningún estudio o recibido algún informe de la Marina de Guerra sobre la situación de los buques y cuál será su situación, una vez iniciada la construcción del muelle de minerales.

“De ninguna manera se está afectando a los buques y lo mejor que podría hacerse es estudiar adecuadamente la situación de los buques y no dar ese tipo de declaraciones políticas. A veces, los almirantes se ponen a jugar a políticos, esos retirados justamente, que a veces pierden el tiempo en los casinos, podrían guardar silencio”, replicó a LA PRIMERA.

De otro lado, García continuó defendiendo la inversión del Consorcio Transportadora Callao, que se beneficiará económicamente al concentrar el 100% de las cargas de minerales a exportar. Y argumentó que el tema era ecológico.

“El Callao tiene un severísimo problema de contaminación ambiental por plomo (…) hasta ahora se ha logrado que se entuben los productos minerales y que vayan directamente a los barcos sin contaminar el Callao y eso supone una inversión de US$ 130 millones que van a hacer unas empresas privadas. Entre el Callao y los almirantes que hablan, no tengo nada que pensar, sino defender a la población del Callao”, dijo visiblemente molesto.

Le responden

El excomandante general de la Marina, Alfredo Palacios, dijo no sorprenderse por las palabras de García hacia los militares en retiro.

“Siempre ha tenido una actitud contraria a las Fuerzas Armadas, siempre ha tratado de destruirlas con el autodesarme, el incumplimiento del alza de salarios, y ahora con este arrinconamiento a la Marina”, comentó.

Palacios dijo que si bien es cierto existe una subordinación por parte de los uniformados al gobierno, García no puede tratarlas de manera despectiva y olvidar que hay muchos especialistas dentro de la Marina que no puede ignorar. “Antes de disponer de la Base Naval, debió pedir una opinión, el Ejecutivo no puede emitir una resolución suprema (034-2011) sin que esté visada por la Marina. El presidente sabe que ahí existe gente preparada que no puede pasar por alto ni tratarla como empleados sin voz”, afirmó.

Sigue leyendo

La Marina rechaza traidora entrega de Base Naval a chilenos

MARINA DE GUERRA DEL PERÚ

Atentado contra la Marina denuncian vicealmirantes

Dos vicealmirantes en retiro consideraron un atentado contra la Defensa Nacional el levantamiento de la intangibilidad de las aguas de la Base Naval del Callao, debido a que afectará, por ejemplo, la maniobrabilidad de los buques de la Marina de Guerra.

El vicealmirante retirado Jorge Montoya, ex presidente del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, censuró la ignorancia en temas de defensa por parte del presidente Alan García al emitir la Resolución Suprema N.o 034-2011 que dispone levantar la reserva para defensa nacional de la Base Naval, de acuerdo a los decretos de urgencia 001 y 002 que ponen en concesión 33 megaproyectos. Lo curioso del caso es que dicha norma salió con una fecha de publicación del día anterior.

“La construcción del Muelle de Minerales afectará la seguridad nacional, porque estorbará la maniobra de los buques de guerra y las fragatas. Asimismo, va a disminuir la rada (bahía) del Callao afectando el movimiento de los barcos pesqueros y otros navíos”, precisó el marino.

Montoya advirtió que el gobierno está equivocándose al tomar esas medidas que afectan la Defensa Nacional.

“Ahora va a ser difícil salir del puerto del Callao. Lo que está pasando es muy serio. Lo más grave es que el gobierno no le ha pedido información a la Marina de Guerra del Perú para privatizar”, dijo.

Montoya también dijo que deben respetarse las leyes vigentes que respaldan a las instituciones de las Fuerzas Armadas que cautelan la soberanía nacional. “El país no es propiedad de nadie”, precisó.

A su turno, el excomandante general de la Marina Alfredo Palacios, informó a LA PRIMERA que la Base Naval del Callao alberga a toda nuestra fuerza naval y fue del mismo parecer que su compañero de armas Montoya.

“Deberían tener cuidado porque el Muelle de Minerales afectará la maniobrabilidad y las amarras de los buques de guerra”, dijo.

Palacios también indicó que la R. S. N.o 034-2011 atenta contra la Defensa Nacional, porque afecta a la Marina de Guerra como “primera línea de ataque” en el mar.

“Me parece una barbaridad que se haya aprobado aquella resolución suprema. Ahora van a tener que resolver a dónde van a trasladar toda la flota de guerra. Eso supone un costo inmenso.”, sostuvo.

Habla el ministro

El ministro de Transportes y Comunicaciones, Enrique Cornejo, trató de minimizar el grave problema al sostener ayer que el gobierno solamente dispuso levantar la reserva defensiva de sus aguas, aunque omitió señalar que la base no es nada sin las aguas correspondientes y la exclusividad de su uso por la Marina.

“Cada vez que se hace una obra vinculada a un puerto, la Marina siempre tiene áreas acuáticas en esa zona. El área del rompeolas norte del Callao tiene su área de defensa que se ha desafectado sin perjudicar a la Base Naval para la construcción del Muelle de Minerales. Ninguna parte de la Base Naval va a ser utilizada”, dijo Cornejo a LA PRIMERA.

Al respecto, el vicealmirante Alfredo Palacios calificó la declaración de Enrique Cornejo como una incongruencia. “Lo que está haciendo (el gobierno) es arrinconar a la Marina. Es una cosa incomprensible y es indispensable analizarlo porque puede traer graves consecuencias”, dijo.

Ignorante

El especialista Manuel Dammert indicó a su vez que el ministro de Transportes, Enrique Cornejo, es “un ignorante”.

“¿Cómo puede decir que se puede desafectar las aguas, sin afectar la Base Naval del Callao. La Base Naval no puede existir sin agua. Lo que está ocultando es una traición al país”, precisó.

Sigue leyendo

Traición: Alan García rematará Base Naval del Callao a Chile

BASE NAVAL DEL CALLAO

Tal es el apetito por faenones y el servilismo a Chile del gobierno de Alan García que hasta la Base Naval del Callao está en la lista de sus remates del Perú, aprovechando la tibia reacción de los políticos que ante tales infamias creen que sólo bastan las declaraciones.

La Primera nos dice hoy:

Ni las zonas de reserva de la defensa nacional se salvan del entreguismo del gobierno.

PROINVERSIÓN

El director de asuntos técnicos de ProInversión, Juan Suito, dijo que la Base Naval del Callao no está comprendida dentro del proceso de promoción de la inversión. Sin embargo, la R.S. Nº 034-2011 lo desmiente, porque dicha norma dispone que se retire la clasificación de reserva para la defensa nacional a dichas áreas acuáticas para su concesión. Suito sí reconoció que ProInversión viene preparando un plan de inversión para la isla San Lorenzo. “Estamos trabajando para generar infraestructura en esta área de 1,500 hectáreas para colocar en concurso la isla con el fin de promover el desarrollo”, indicó.

Acto facilitado por el decreto de urgencia del presidente García es calificado como traición a la Patria. ProInversión anuncia que hasta mayo concesionará al menos 8 de los 33 proyectos de los decretos 001 y 002.

El gobierno dispuso mediante la Resolución Suprema Nº 034-2011 levantar la clasificación de reserva para defensa nacional de la Base Naval del Callao de la Marina de Guerra del Perú, con el fin de ofrecerla a capitales chilenos como parte del proyecto de inversión Isla San Lorenzo-Isla El Frontón, de acuerdo a los decretos de urgencia 001 y 002 que ponen en concesión un total de 33 megaproyectos de infraestructura.

Al respecto, el capitán de navío retirado Lizandro Paredes advirtió que la R.S. N.º 034-2011 es un añadido a los decretos 001 y 002, cuyo objetivo no es construir cerca de la Base Naval el Terminal Norte Multipropósito del Terminal Portuario del Callao y el Terminal de Embarque de Concentrados de Minerales.

“El único objetivo de esta norma es rematar la Base Naval del Callao bajo la cubierta de que solamente se van a ofrecer en concesión las islas San Lorenzo y El Frontón a empresas Chilenas para la construcción de hoteles, casas de juegos y casinos”, explicó el marino.

DETALLE

La R.S. 034-2011 viajera. Como en una película de ciencia ficción, la R.S. 034-201, que tiene como fecha de publicación el jueves 27 de enero, pareció “viajar” del pasado al futuro, porque apareció publicada dentro de la cartilla de las normas legales de El Peruano de ayer viernes 28 de enero. ¿Una treta más del gobierno para ocultar la pronta concesión de la Base Naval del Callao? Sólo las autoridades lo saben.

Lizandro Paredes sostuvo que los decretos de urgencia 001 y 002 y la R.S. Nº 034-2011 violan una ley de 1969 que declara parte de la Defensa Nacional –y por tanto intangibles- a la Isla San Lorenzo. Las nuevas normas “no pueden estar encima de una ley. Primero tiene que aprobarse una ley en el Congreso para dejar sin efecto otra ley”, dijo.

También se refirió al presidente Alan García como “traidor a la Patria por vender toda la infraestructura relacionada con la Defensa Nacional, los puertos, servicios y centrales de energía”. “Ahora quiere vender nuestras bases como vendió en su primer gobierno 14 Mirages y hace poco el aeródromo de Collique”, precisó Lizandro Paredes.

“Se está violando el sistema jurídico para vender a los Chilenos toda nuestra infraestructura. Por ejemplo, San Lorenzo tiene una infraestructura militar (cañones y otras armas) valorada en $ 5,000’000,000 de dólares. ¿Cómo es que se quiere vender un bien tan valioso para nada”, enfatizó el también excomandante de un buque insignia de la Marina de Guerra del Perú.

El especialista Manuel Dammert indicó también que el presidente Alan García quiere “dejar a la Marina de Guerra del Perú en el aire” al disponer mediante la RS N.º 034-2011 el levantamiento de reserva para la defensa nacional de las aguas de la Base Naval del Callao.

“¿Si dicen que no van a entregar en concesión la Base Naval del Callao, entonces por qué el gobierno levanta la reserva para la defensa nacional de esta área estratégica?”, indicó.

Los decretos de urgencia 001 y 002 disponen la entrega de puertos y aeropuertos, entre otras obras de infraestructura, a través de la concesión de más de 30 megaproyectos de inversión como parte de un plan general de 61 proyectos a cargo de ProInversión.

Al respecto, Juan Carlos Ruiz, abogado del Instituto de Defensa Legal (IDL), dijo que estos decretos son anticonstitucionales y afectarán el derecho a la consulta previa cuando las obras se realicen en territorios indígenas.

“Un dispositivo de esa naturaleza no puede dejar sin efecto el Convenio 169 de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) suscrito por el Perú, ni la jurisprudencia vinculante del Tribunal Constitucional (TC)”, sostuvo.

Añadió que los decretos tampoco cumplen con lo establecido en el artículo 118, inciso 19 de la Constitución Política, en el artículo 91 del Reglamento del Congreso de la República, y en el fundamento 60 de la sentencia 0008-2003-AI/TC del Tribunal Constitucional (TC).

El director ejecutivo de ProInversión, Jorge León, anunció ayer en una conferencia de prensa que se adjudicará hasta mayo de este año nada menos que ocho proyectos que denominó “priorizados”, los cuales en conjunto sumarían inversiones por 1,628.4 millones de dólares de inversión.

“Hasta el 28 de julio otorgaremos 20 proyectos en concesión (incluyendo las ocho iniciativas priorizadas), o transferir la propiedad, para que se generen para el Estado 2,000 millones de dólares entre compromisos de inversión y transacciones”, afirmó.

Sigue leyendo