Ordena Seúl atacar a Corea del Norte en caso de nueva provocación

EJERCITO DE COREA DEL SUR

El presidente de Corea del Sur, Lee Myung-bak, ordenó hoy a su Ejército atacar la base de misiles desplegada por Corea del Norte en la costa occidental en caso de una nueva “provocación”, reportó la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

En una videoconferencia con el jefe del Estado Mayor, el general Han Min-koo, el mandatario ordenó “una respuesta a escala múltiple” contra Corea del Norte por su ataque de artillería contra la isla surcoreana de Yeonpyeong, informó la vocera presidencial, Kim Hee-jung.

El Ejército surcoreano decretó el máximo nivel de alerta en el país y plantea llevar el caso a las Naciones Unidas, después del ataque norcoreano a la isla surcoreana, que constituye uno de los incidentes más graves entre ambos países desde el fin de la guerra (1950-1953).

Para el gobierno de Corea del Sur, los disparos de artillería lanzados este martes por Corea del Norte contra la isla surcoreana de Yeonpyeong, situada en aguas de Mar Amarillo, es una “clara provocación militar”.

“El bombardeo indiscriminado contra civiles es intolerable e imperdonable en todos los casos”, dijo el secretario de Estado para Asuntos Públicos de la Presidencia, Hong Sang Pyo.

Por su parte, el Ministerio surcoreano de Defensa denunció que el bombardeo, que dejó dos soldados muertos, al menos 15 heridos y decenas de edificios en llamas, fue “intencional y planificado”, además supone una clara violación del armisticio entre las dos Coreas.

Según fuentes surcoreanas, Corea del Norte disparó decenas de proyectiles contra la isla y el Ejército de Corea del Sur respondió con el disparo de más de 80 proyectiles contra las posiciones de la artillería norcoreana emplazadas en la costa oeste del país.

Sin embargo, la agencia norcoreana de noticias KCNA aseguró que los militares surcoreanos habían sido los primeros en disparar “decenas de proyectiles” que obligaron al Ejército norcoreano a reaccionar.

El Ejército de Corea del Sur admitió que estaba efectuando ensayos balísticos en Yeonpyeong antes del bombardeo norcoreano, pero aseguró que los disparos habían apuntado al oeste y no al norte.

En tanto, las autoridades surcoreanas han exhortado a los cerca de dos mil habitantes de la isla de Yeonpyeong, que se encuentra a unos 10 kilómetros de distancia de la costa norcoreana, que abandonen la zona.

Yeonpyeong se encuentra a sólo 13 kilómetros de la costa norcoreana y en la frontera marítima entre los dos vecinos, que Pyongyang rechaza al asegurar que fue trazada de manera unilateral por el comando de las Naciones Unidas que lideraba Estados Unidos en 1953.

Corea del Norte amenaza con nuevos ataques contra Seúl

ATAQUE DE COREA DEL NORTE A COREA DEL SUR
Vuelven a rugir las armas en la Península Coreana, la última frontera que queda de la Guerra Fría y uno de los puntos calientes del planeta. A las dos y media de la tarde (seis y media de la mañana, hora española), una ráfaga de proyectiles de artillería disparada por el Ejército de Corea del Norte ha caído como una lluvia de fuego y destrucción sobre la isla surcoreana de Yeonpyeong, junto a la frontera entre ambos países en el Mar Amarillo y a poco más de 100 kilómetros de Seúl.
Lugar del ataque

Al menos dos soldados han muerto a causa de los disparos de artillería contra la isla situada en aguas disputadas por ambos países en la costa oeste de la península, según un nuevo balance oficial difundido por la agencia de noticias Yonhap.
El mando del Ejército de Corea del Norte ha amenazado este martes con lanzar nuevos ataques “despiadados” contra Corea del Sur, después del bombardeo efectuado esta mañana contra territorio surcoreano, en el que murieron al menos dos soldados. En un comunicado difundido por la agencia estatal de noticias norcoreana, KCNA –recogido por la agencia surcoreana Yonhap–, el mando militar norcoreano acusó al Ejército surcoreano de haber sido el primero en disparar. Y que durante el intercambio de disparos de artillería registrado este martes entre las dos Coreas el Ejército de Seúl lanzó “decenas de proyectiles”.

El Ministerio surcoreano de Defensa ha informado de que el ataque de la artillería surcoreano ha alcanzado a 20 personas (17 soldados y tres civiles), que el bombardeo fue “intencionado y planificado” y supone una clara violación del armisticio entre las dos Coreas.
«Las casas y las montañas están ardiendo y la gente está siendo evacuada. No se puede ver muy bien porque hay una nube de humo», explicó a la televisión YTN uno de los 1.300 vecinos de la isla, quien aseguró que «estamos aterrorizados porque las bombas siguen cayendo mientras hablamos».
Según el Gobierno de Seúl, un soldado surcoreano ha fallecido y trece han resultado heridos por el ataque del Norte, al que ha respondido abriendo fuego con sus cañones y desplegando sus cazas de combate en la zona. En medio de estas escenas de guerra, el Ejército surcoreano está intentando evacuar a los habitantes de la isla, que se han refugiado en bunkers mientras ardían decenas de casas, unas 50 o 70 a tenor de otros testigos citados por la televisión surcoreana.