Semifinal de la Copa del Rey 2012-2013: Barcelona vs Real Madrid [FIN DEL PARTIDO]

BARCELONA 1 - REAL MADRID 3

CLICK AQUÍ PARA VER LAS MEJORES FOTOS DE ESTE PARTIDO!

Resultado Final: Barcelona 1 – Real Madrid 3

Jugando al mismo estilo del Milan en la Liga de Campeones, Real Madrid consiguió vencer 1-3 al Barcelona en el Camp Nou y avanzar a la final de la Copa del Rey, donde se medirá con el ganador del encuentro entre Sevilla y Atlético.

Ni el hincha más madridista podía imaginarse ganar de manera tan fácil. Pero fue así. Carles Puyol y Gerard Piqué hoy fueron los testigos de lujo. Ambos se equivocaron y permitieron los dos goles de un Cristiano Ronaldo “inspirado”, que con sus dos tantos en el Camp Nou sumó 8 en los derbis españoles, jugando fuera de casa.

Además de los errores defensivos, el equipo catalán cayó debido a que le impusieron un estilo de juego muy conocido: le defendieron con varios hombres atrás y lo atacaron con rapidez en momentos claves, así como lo hicieron antes el Inter italiano, el Chelsea inglés y hace poco el Milan en los octavos de final de la Liga de Campeones.

El marcador se inauguró a los 14 cuando Cristiano Ronaldo canjeó un penal por gol. Luego a los 57, el mismo CR7 amplió el registro, tras una gran acción de Di María en la que dejó en el suelo a Puyol.

La cereza de la torta la puso Varane con un fuerte cabezazo que significó el 0-3 en el Camp Nou. A los 89, Jordi Alba descontó, pero de nada sirvió. Real Madrid ganaría en el Camp Nou e instalaría un marcador global de 2-4 que lo metió en la final de la Copa del Rey.

Copa de Rey 2012-2013: Alcoyano vs Real Madrid [FIN DEL PARTIDO]

ALCOYANO 1 - REAL MADRID 3

Resultado Final: Alcoyano 1 – Real Madrid 3

El Real Madrid dejó virtulamente sellado su billete a octavos de la Copa del Rey. José Mourinho alineó un once mixto. Un once con estrellas como Benzema y Kaká y canteranos como los hermanos Fernández -Nacho y Álex-, Morata y José Rodríguez. Suficiente para doblegar a un aguerrido Alcoyano, en el que destacó por encima de todos Javi Lara, cuyo buen gol palideció ante el contundente póker de los blancos.

En plena polvareda en torno a la cantera, el partido se presentaba como un test para los chavales. Mourinho alineó a cuatro en El Collao, y todos ellos cumplieron. Nacho, situado en el centro de la polémica, pareció cómodo en el lateral izquierdo, cualquiera que sea su posición. Morata superó con nota un exigente reto físico. Pero el que destacó fue José Rodríguez. Salió en la segunda mitad por Álex, al que mejoró, demostrando algunas de las virtudes que comentan los habituales de Valdebebas: presencia, dominio de los tiempos y los espacios, claridad en la salida y hasta gol, un buen tanto con el que abrochará para siempre la noche de su debut con el primer equipo.

Álex brilló menos, porque el partido no se dio para sus cualidades. El Alcoyano salió a morder y Mourinho ordenó saltarse el centro del campo -donde convivió con Essien- en todos los ataques de su equipo. Los locales alimentaron su fe en repetidas peregrinaciones a las esquinas, pero el Madrid mostró que, además de cantera, tiene otras cosas. Sin ir más lejos, cracks mundiales que no juegan siempre porque, simplemente, no caben. Como Benzema, que respondió con dos goles a su pulso eterno con Higuaín, y Kaká, que hizo el segundo y dejó sobre el césped de El Collao varios litros de sudor de todo un Balón de Oro. Actitud irreprochable la del brasileño. Dos estrellas que, como los niños, no dejaron pasar la ocasión de reivindicarse ante su entrenador.

La noche dejó otro descubrimiento, Javi Lara, el hombre por el que pasaron todos los balones de ataque del Alcoyano. Que no fueron pocos, por cierto. Los locales, a base de empuje y de la calidad de su mejor jugador, acumularon más llegadas que todo un Madrid, pero en términos de efectividad no hubo comparación. Lara, eso sí, se quedó con el primer gol de su club al Madrid desde los años 40 y con la esperanza de un futuro deportivo quizá mejor. Su partido debería ponerle en el escaparate, aunque el Alcoyano necesitará algo más que moral para dejar al Madrid fuera de la Copa. Los ridículos de antaño parecen, definitivamente, cosa del pasado.