Ejecución de fallo de La Haya no está sujeta a ninguna condición

EDUARDO FERRERO COSTA

La aplicación de los fallos de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya no está sujeta a ninguna condición o acuerdo previo entre los países, sostuvo hoy el excanciller Eduardo Ferrero Costa.

En relación con el litigio marítimo entre Perú y Chile, sostuvo que cada una de las partes está obligada a ejecutar el veredicto inapelable que emita el citado tribunal.

“Acá no es necesario ningún acuerdo entre las dos partes para llevar a cabo la sentencia. Los fallos de La Haya no son negociables, se cumplen. No cabe acordar cómo se van a ejecutar, se ejecutan en la forma en que dicte la corte”, refirió.

Según explicó, el cumplimiento del fallo no tiene que ser, necesariamente, gradual, pues el veredicto obliga a las partes desde el momento en que este es dado a conocer por la corte.

“Esa es una aseveración a priori, porque no conocemos los alcances de la sentencia. Hay que esperarla y veremos cómo se va a ejecutar desde el 27 de enero”, expresó.

Ferrero Costa destacó también la cita sostenida este lunes en Palacio de Gobierno entre el Jefe del Estado, Ollanta Humala; y los expresidentes Alan García y Alejandro Toledo, encuentro que “fue una expresión de la unidad nacional ante una cuestión de Estado”.

“Es un tema de interés nacional que está por encima de las coyunturas políticas. Es muy importante que se hayan reunido tres presidentes democráticos para asumir una posición unificada y única frente al fallo de La Haya. Fue una expresión de la unidad nacional”, anotó.

En su criterio, este encuentro resulta significativo porque el proceso ante La Haya ha contado con la participación activa de los tres últimos gobiernos, desde los trabajos previos y la presentación de la demanda, hasta la fase escrita y la oral, y lo que será el próximo fallo y su posterior ejecución.

Alan García propone embanderar viviendas el 27 de enero por sentencia de La Haya

ALAN GARCIA

El expresidente Alan García Pérez propuso hoy embanderar las viviendas en todo el país el próximo 27 de enero, día en que la Corte Internacional de Justicia de La Haya dará lectura a su sentencia sobre el diferendo marítimo entre Perú y Chile.

A través de la red social Twitter, el líder del Partido Aprista Peruano planteó también izar el pabellón nacional en las plazas principales del país.

“Es un trascendental día en el cual debemos participar todos los peruanos. Por ello propongo que las autoridades nacionales y descentralizadas dispongan embanderar las viviendas y el izamiento del pabellón nacional en las plazas principales”, planteó.

Adicionalmente, propuso que en los centros de labores se transmita la lectura de la sentencia y que se permita el ingreso de los trabajadores a partir de las 11.00 horas “para que todos los peruanos tengan la oportunidad de escucharlo directamente (el fallo) en la confianza de que se hará justicia al Perú”.

Segunda presentación de los Alegatos del Perú ante la Corte Internacional de La Haya por el Diferendo Marítimo con Chile [FIN DE LA TRANSMISIÓN]

PERU Y LA HAYA

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya reanudó a las 10:00 horas (04:00 en Lima) la segunda audiencia para la exposición de los alegatos del equipo jurídico peruano en el diferendo marítimo con Chile.

Inició el rol de exposiciones el abogado británico Vaughan Lowe, quien expone sobre la naturaleza de la Declaración de Santiago de 1952 que, según sostiene, no tiene un carácter de delimitación marítima.

Ante la ausencia de un tratado de límites, Perú busca que el tribunal defina el límite marítimo con Chile bajo el criterio de la equidistancia en el área en controversia, que es la zona de superposición desde la costa chilena con la peruana.

Además, que se trace esta línea equidistante desde el Punto Concordia, último punto de la frontera terrestre, conforme al Tratado de Lima de 1929. Es desde allí y no desde el Hito Nº 1, como alega Chile, desde donde debe partir el límite marítimo.

También busca que se reconozcan los derechos de Perú dentro del límite de 200 millas de su costa.

Chile, por su parte, pide que se rechace la demanda peruana en su totalidad y se declare que las zonas marítimas están totalmente delimitadas por acuerdo de las partes, contemplado en los instrumentos mencionados de 1952 y 1954.

En la sesión del lunes, la defensa peruana se centró, entre otros aspectos, en la inexistencia de un acuerdo de límites entre Perú y Chile.

Temas del día de hoy:

Corte de La Haya hizo públicos los documentos presentados por Perú y Chile

CORTE DE LA HAYA

La Corte Internacional de Justicia de La Haya hizo públicos hoy, al iniciarse la etapa oral del diferendo marítimo, la Memoria y Contramemoria que presentaron el Perú y Chile entre el 2009 y 2010, para sustentar su posición en la controversia marítima en ese tribunal.

Esos documentos, escritos en inglés y que fundamentan la posición de ambos países, eran hasta ahora confidenciales y no podían ser dados a conocer al público por ninguna de las partes.
La Memoria Peruana fue presentada en marzo del 2009 y la Contramemoria chilena se entregó al año siguiente.
Al iniciarse hoy la etapa oral del proceso, el tribunal, presidido por el eslovaco Peter Tomka, determinó que los documentos sean de acceso libre a los interesados.
En este litigio, Perú sostiene que no existe un límite marítimo con Chile y que la Corte de La Haya debe fijar la frontera sobre la base de la línea equidistante, a partir del Punto Concordia.
 
Asimismo, plantea que se reconozca el derecho que tiene sobre el denominado “Triángulo Exterior”, un área de más de 28,000 kilómetros cuadrados que corresponde a las 200 millas marítimas peruanas, que van más allá del área chilena.

Presentación de los Alegatos del Perú en la Corte Internacional de Justicia de La Haya por el Diferendo Marítimo con Chile [FIN DE LA TRANSMISIÓN]

ALLAN WAGNER PERU

El embajador Allan Wagner Tizón aseveró hoy que “no existe ningún tratado” de límites que fije la frontera marítima con Chile y que ese país no ha logrado demostrar la tesis contraria, en el inicio de los alegatos peruanos ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Explicó que no hay ninguna delimitación marítima preexistente entre las partes, tampoco ningún convenio internacional ni una línea de facto que delimite dicha frontera.

“La causa de Perú en esta corte estriba en que el límite marítimo no ha sido delimitado y que en ausencia de tal delimitación esa frontera tiene que ser determinada por la corte”, indicó de acuerdo con la traducción de su exposición realizada en inglés.

Añadió que Chile “no ha logrado demostrar ni dónde ni cuándo quedó establecido el límite marítimo que esa parte alega”.

Según reseñó, Chile y Perú coincidieron en la extensión de su jurisdicción a una distancia de 200 millas desde la costa, lo que era coherente con el objetivo común de proteger sus derechos marítimos frente al aumento de la pesca ballenera extranjera fuera de sus costas.

No obstante, el agente peruano aseguró que en ninguno de los decretos o documentos que al respecto emitieron las partes se expresaba preocupación alguna por las fronteras laterales con los Estados vecinos.

“Efectivamente, en el Decreto Supremo de Perú de 1947 no se establecía absolutamente nada respecto de una frontera lateral que siguiera un paralelo de latitud u otra línea cualquiera”, apuntó Wagner.

Declaración de Santiago

Recordó que, en 1952, tanto Perú como Chile y Ecuador firmaron la Declaración de Santiago, en la que se ponía de manifiesto ante la comunidad internacional una política de defender y proteger sus recursos vivos marítimos, que eran explotados por grandes flotas pesqueras.

Por consiguiente, añadió, los tres Estados proclamaron su jurisdicción hasta una distancia mínima de 200 millas de sus costas.

“La Declaración de Santiago nada tenía que ver con las fronteras laterales. Se enfocaba en la extensión de 200 millas de los tres Estados, con miras a las actividades depredadoras de flotas balleneras extranjeras”, manifestó el también excanciller peruano.

Pese a ello, mencionó, Chile alega que mediante el punto 4 de dicha declaración, las partes delimitaron su frontera marítima; sin embargo –agregó Wagner–, ese acápite sólo se enfoca en los derechos marítimos correspondientes a las islas existentes en la zona.

“En el punto 4 no se delimitaban las fronteras marítimas entre Perú y Chile, ni entre Perú y Ecuador”, enfatizó.

Afirmó que Chile es “plenamente consciente” de que la Declaración de Santiago no apoya su postura respecto a que las partes acordaron en ese momento una frontera marítima.

Iniciativa peruana

Al referirse al contexto histórico de la controversia, Wagner reseñó que en 1986 Perú pidió a Chile iniciar las negociaciones para fijar por acuerdo la frontera marítima entre ambos Estados, por intermedio de su enviado especial, el embajador Juan Miguel Bákula.

Señaló que entonces la reacción de Chile fue declarar que “estudiaría el asunto y volvería al mismo a su debido tiempo”.

“Lamentablemente, Chile no dio ninguna indicación de estar estudiando el asunto, más bien en los noventa inició una serie de medidas unilaterales para crear la sensación de que ya existía una frontera marítima con Perú, pese a la total ausencia de cualquier acuerdo en este sentido”, anotó.

Chile no publicó mapas en 40 años

Explicó que después de ello, Chile empezó a publicar cartas o mapas en los que pretendía mostrar una frontera marítima con Perú, pese a que no lo había hecho durante 40 años, desde la firma de la Declaración de Santiago (1952).

Dijo que en el 2000, dichos mapas fueron depositados ante las Naciones Unidas, pretendiendo representar una frontera a lo largo del paralelo 18 de latitud, lo que motivó la protesta de Perú, que señaló que nunca se había firmado un acuerdo de límites marítimos.

Incluso en el 2004, Perú propuso oficialmente el inicio de negociaciones bilaterales para delimitar la frontera marítima, lo que fue rechazado por Chile, argumentando que esta ya se había establecido, ratificando que “Chile no tenía interés en negociar la delimitación de una frontera marítima”.

Ello motivó que ambos Estados, por intermedio de sus cancilleres, firmaran una comunicación conjunta en noviembre de ese año, en la que señalaban que tenían posiciones diferentes respecto al tema jurídico de su delimitación marítima.

Por eso, dijo, se decidió acudir al tribunal internacional, para aplicar que se delimite la frontera marítima acorde con el derecho internacional, desde el Punto Concordia, donde la frontera terrestre llega al mar y que declara los derechos soberanos de Perú en la zona.

Al inicio de su exposición, Wagner declaró su admiración por el extinto exmandatario peruano José Luis Bustamante y Rivero, expresidente de la Corte Internacional de Justicia de La Haya y uno de los grandes promotores de la tesis de las 200 millas marítimas.