Space Surfer: El universo es amplio para lo experimental

PIERRE CUETO SPACE SURFER

Escribe: Luis Vigil

Se acaba el 2018 pero no la fuerza de Mosquito Records en su afán de entregarnos una nueva producción musical. Esta vez, es el disco “Space Surfer” del bajista y músico Pierre Cueto, que llega a los oídos de todos en formato digital y en diversas plataformas. Sí, es un álbum arriesgado para la escena nacional. Un disco instrumental que combina elementos del surf, funk, jazz y hasta punk.  Una entrega de ocho canciones que desencadena en un crossover pocas veces escuchado por estas latitudes musicales.

Abre el disco con una canción igual al nombre del álbum, Space Surfer, donde los instrumentos tienen una fuerza interesante y hay una armonía llamativa entre el saxo, la batería, el bajo y la guitarra. Una canción que nos recuerda lo mágico que es el género surf.  “Verano Púrpura” tiene una similar fuerza, el saxo le da el toque fabuloso a este ¡TEMAZO! Ambas canciones me parecen la mejor carta de presentación para el presente álbum.

El disco continúa con la canción “Tres”, y es donde la banda comienza a dar otro aire a su primera entrega llevándolo a lo experimental. “Anubis en la Luna”, la percusión es más notoria, aires de punk se sienten.

Hemos pasado la mitad, lo que suena es “Blues Space” y te lleva a una atmósfera de sonidos diversos. Por momentos tranquilos, por otros movidos. Lo experimental hace hincapié aquí. “Apocalipsis Nibiru” hace honor a su nombre, una canción con fuerza del género punk y tiene toques hasta de misterioso.

La penúltima canción se llama “Reloj lunar”, tema corto que, a comparación de los anteriores, tiene un sonido por momentos llamativos y por otros repetitivos. Canción que nos indica que el fin está cerca, ya no tiene la fuerza de los primeros. Cierra el álbum “Enki Swing”, que es la cara opuesta de las primeras canciones. Toques de funk caracterizan la canción y lo hace distinta a todas.

Los músicos son Pierre Cueto (bajo/guitarra), Luciano Cadenas (saxo), Jack Bastante (batería/guitarra), Stefano Obregón (primera guitarra en “Blues Space”) y Alejandro Malpartida (primera guitarra en “Reloj de Luna” y “Enki Swing”).

El primer álbum es muchas veces difícil para las bandas y mayor aún en una propuesta arriesgada como esta. La calidad de grabación y sonido es buena. Sin embargo, es necesario que con el correr de los meses, su música madure y la banda logre el sonido que desea. Hay talento, es solo cuestión de tiempo.

¡Adquiere el disco a través de Mosquito Records!