Denuncian inminente venta de la Escuela de Equitación del Ejército del Perú a chilenos

GENERAL JOSE ANTONIO GRAHAM AYLLON

Redactor: Víctor Alvarado

El ex comandante general del Ejército, general (r) José Antonio Graham Ayllón, en enérgico pronunciamiento denunció la pretensión del gobierno del presidente Ollanta Humala, de vender una porción de la Escuela de Equitación del Ejército, localizada en el distrito La Molina (Lima)  al consorcio chileno Saga Falabella- Ripley, y le instó a dejar sin efecto la medida porque se produce en un contexto de conducta inamistosa de Chile contra el Perú, como lo prueba los recientes actos de espionaje antiperuano.

Graham, antes de emitir este pronunciamiento, agotó dos gestiones, primero se dirigió a la Comisión Consultiva del Ejército- CCE, a la cual pertenece con los ex comandantes generales del Ejército y luego al propio comandante general del Ejército, general EP Ronald Jiménez, ante quienes les expuso la inconveniencia de que el Ejército sea obligado a recibir rentas chilenas, como si no tuviéramos otras alternativas. Al recibir como respuesta que los negocios serían llevados adelante, procedió a presentar su renuncia al CCE.

En declaraciones a LA RAZÓN, Graham precisó que la decisión del presidente Humala, de vender parte de las instalaciones de la Escuela de Equitación del Ejército, fue comunicada a los integrantes de la Comisión Consultiva del Ejército, por el general de brigada EP (r) Jorge Bustamante, con la finalidad de obtener el respaldo de los integrantes de este grupo asesor, pero contra lo que este esperaba, los ex comandante generales del Ejército y ex presidentes del Comando Conjunto de las FFAA, lo rechazaron y desaprobaron.

Inadmisible

Refiere Graham que a la exposición del general Caballero, en su condición de jefe de la oficina de inmuebles del EP, para convencer a los ex comandantes generales de la conveniencia de hacer negocios con los empresarios chilenos, siguió otra reunión, con el propio ex comandante general, Ronald Hurtado Jiménez, quién les confirmó que los terrenos iban a ser vendidos “porque no se les da uso y nos lo pueden quitar” y porque el producto de la venta serviría “para paliar la falta de presupuesto del Ejército”.

Para Graham:

“Resulta inadmisible que nuestro Ejército reciba una renta económica de empresas de Chile, un país con el cual si bien es cierto debemos tener una relación de respetuosos vecinos, también es una realidad, que sus gobernantes, históricamente, acusan una rivalidad agresiva con temas pendientes que afectan nuestra soberanía como son los casos del triángulo terrestre, innegablemente peruano y que ellos en una interpretación torcida del fallo de La Haya pretenden convertirlo en chileno”.

Por si esto fuera poco, agrega, se añade el bochornoso espionaje chileno contra la Armada Peruana, mediante tres efectivos de la Marina, comprados por la inteligencia chilena, para ser abastecidos de información estratégica; así como las presiones chilenas, a través de determinados políticos, para que el Perú firme la llamada Convención del Mar, conocida como Convemar, que de hacerlo, nuestra soberanía quedaría reducida de 200 a 12 millas marinas.

Venta linda con traición

El ex jefe de Estado Mayor del Ejército, general EP (r) Tomás Marky, demandó al Gobierno y al Congreso a conservar la intangibilidad de los cuarteles militares sin excepción y rechazar el juego innoble de los mercaderes disfrazados de políticos, cuya única bandera es el vil dinero. “Creo que estamos ante un hecho bárbaro que linda con la traición”, dijo. Seguidamente, llamó al alcalde de La Molina, Juan Carlos Zurek, a adoptar la misma valiente actitud del ex alcalde de Surco, que rechazó e impidió la venta que pretendió hacer el ex segundo gobierno aprista, de vender parte del cuartel general del Ejército, conocido como“Pentagonito” a empresas chilenas.

Es una estrategia chilena

El comandante EP (r) y actual presidente de la Asociación de Oficiales de las Fuerzas Armadas y Policía Nacional de Arequipa, Julio César del Carpio Gallegos, señaló que para nadie es un secreto que una estrategia de la hipótesis militar chilena de conflicto con el Perú, es que sus capitales privados se hagan de la propiedad de las instalaciones militares peruanas, con la finalidad de afectarles su autoestima y humillarlas.

“De otra manera no se explica el pronunciado interés empresarial chileno de comprar los terrenos del casino militar, hospital militar, el Pentagonito e incluso el de la división blindada del Rimac, como si no hubiera otros terrenos disponibles”, dijo.

Contraalmirante chileno reconoce espionaje a la Marina Peruana: “Oye nos estaban demandando, qué querían que hiciéramos”

contralmirante oscar Aranda chile

Las relaciones entre Perú y Chile entraron a un nuevo capítulo que aumenta la tensión ya existente. El Perú espera disculpas por los probados actos de espionaje chileno pero la respuesta de nuestro vecino del sur aún no llega. Mientras la Cancillería peruana trabaja para lograr una solución, un conjunto de documentos secretos llegaron a la redacción de Exitosa Diario. Su autenticidad está verificada con fuentes del más alto nivel del país.

En el primer documento, un oficio de 8 de marzo de este año, el ministro de Defensa, Pedro Cateriano, remite al canciller, Gonzalo Gutiérrez, en calidad de “secreto” el oficio que a su vez le remite el comandante general de la Marina y que ya había sido mostrado el lunes 2 de marzo al Presidente de la República, Ollanta Humala Tasso.

¿De qué se trataba? De las conversaciones sostenidas por Whatsapp entre el contralmirante Óscar Aranda, director de Inteligencia de la Armada Chilena y el Contralmirante Raúl Robles, Director de Inteligencia de la Armada Peruana. Los pares, a instancias del peruano, buscan una reunión para discutir “cara a cara” la situación, fijándose como punto de encuentro probable Tacna, luego de que se hiciera público el escándalo de espionaje.

Sin embargo, lo explosivo del diálogo cuyos extractos publicamos en esta edición son las respuestas del contraalmirante chileno a la insistencia del peruano. El número 56 9 6919 1036 recoge toda la conversación que, en parte, aquí publicamos.

“SON COSAS QUE HEREDÉ”

Óscar Aranda, insiste en que esta es una situación heredada y Robles solicita le dé toda la información sobre los traidores peruanos.

Le dice “yo como inteligencia de MGP (Marina de Guerra del Perú) buscaría que nos des la relación y evidencia de más personas peruanas que han participado en espionaje para ustedes”.

La respuesta de Aranda es contundente: “No me pidas eso. Sabes que no puedo. Podría hacer algo a futuro. Pero piensa las fechas. Son cosas que heredé”.

Robles insiste: “Otra opción para acelerar la caída total de Philco, Domínguez y Gonzales es que me des las pruebas concretas de espionaje”. A lo que Aranda responde, con total conocimiento de los actos de espionaje: “Solo es Philco. Los otros dos son ‘mercenarios de la info’ la vendían a cualquiera. Y los desechamos porque sospechamos”.

Luego quedan en hablar “face to face” y Aranda sugiere: “Hablémoslo. Pero hazlo saber más arriba. Mi gobierno realmente quiere avanzar con ustedes”. Robles replica: “Pero debo condenar a los 3”. La respuesta de Aranda resume todo: “¡Oye…nos estaban demandando! Jajajajaja ¿qué querían que hiciéramos?”

REPRESALIAS A DEMANDA

La conversación por Whatsapp continúan a efectos de coordinar un encuentro que finalmente no fue autorizado pero la información ha llegado hasta el mismo Presidente de la República.

El reconocimiento de las acciones de espionaje es explícito. Se reconoce el papel de los agentes peruanos y queda claro que las razones del espionaje se dieron en represalia por la demanda del Perú a Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

¿Qué espera el gobierno chileno para ofrecer las mismas disculpas que ofreció a Argentina?

Más documentos podrán filtrarse para contribuir al bochorno internacional de una Cancillería que niega los hechos que evidentemente su Armada ha realizado.

Fuentes del Ministerio de Relaciones Exteriores peruano aseguran que bastaría una disculpa pública para poner fin al incidente y restablecer la relación a sus cauces normales. Sin embargo, mientras esto no exista, será imposible un entendimiento.

Estos documentos completos prueban el intento de mandos de menor jerarquía de lograr un acuerdo. Sin embargo, “más arriba” no fueron escuchados.

CONVERSACIONES DE WHATSAPP. En el diálogo al que tuvo acceso diario Exitosa se puede observar el reconocimiento de parte del jefe de Inteligencia de la Armada chilena, Óscar Aranda, y su par peruano, Raúl Robles. ¿Qué espera Chile pasar salir a pedirnos disculpas?

Texto de Rosa María Palacios – Diario Exitosa.

CHILENO CONFIRMA ESPIONAJE AL PERU (1)

CHILENO CONFIRMA ESPIONAJE AL PERU (2)

CHILENO CONFIRMA ESPIONAJE AL PERU (3) CHILENO CONFIRMA ESPIONAJE AL PERU (4) CHILENO CONFIRMA ESPIONAJE AL PERU (5) CHILENO CONFIRMA ESPIONAJE AL PERU (6)

“Chile nunca espía” pero ofreció disculpas a Argentina

BACHELET

Siempre que hay espionaje esta Michelle Bachelet

En noviembre de 2003 cuando la actual presidenta chilena, Michelle Bachelet, era ministra de Defensa, dos efectivos de inteligencia de la Región Militar Austral de Chile protagonizaron un escándalo de espionaje al irrumpir en el consulado de Argentina en Punta Arenas.

Los agentes buscaban información confidencial y el episodio incluyó forcejeos y la violación de una caja fuerte. Ellos lograron escapar, pero dejaron una chaqueta con una cédula de identidad. ¿Cuál fue la respuesta chilena ante este episodio? Rápidamente el gobierno del entonces mandatario de Chile, Ricardo Lagos, ofreció disculpas y dio de baja a los jefes militares involucrados, según informó emol.cl en 2003.

El Gobierno de Chile reconoció que la violación de la seguridad del consulado fue perpetrada por personal militar y ordenó la baja del teniente coronel Víctor Hugo Poza Reyes, jefe de Inteligencia de la Región Militar Austral; y aceptó la renuncia del general Waldo Zauritz Sepúlveda, comandante de la zona militar respectiva.

La reacción de Chile en dicho caso de espionaje contra Argentina es diferente a cómo se actuó ante la denuncia de Perú, puesto que, hasta el momento, el gobierno de Michelle Bachelet no ha respondido de manera satisfactoria ni enfática, a pesar de que ya se identificó a uno de los espías chilenos: Francisco Calvanese Oyarzún, quien es capitán de corbeta de la Armada chilena.

En una nota del día 5 de marzo, Perú21 reveló que Calvanese ingresó al Perú hasta en cuatro oportunidades desde febrero de 2005, unos tres meses luego de que las cancillerías de ambos países reconocieran la existencia de una controversia jurídica sobre el límite marítimo.

Defensape.

Todo sobre el espía chileno Francisco Javier Calvanese

Francisco Calvanese Espia Chileno

Capitán de Corbeta de la Armada chilena
Francisco Javier Calvanese Oyarzún, alias Carlos
Piloto inscrito en el Club Aéreo Naval de Chile (licencia vencida 12.634)
Acusado de espionaje contra el Perú
Teléfono (32) 2486783
RUT 13474434-0
Dirección: Manuel Rodríguez 1439, Departamento 6
Viña del Mar, Valparaíso, Chile

Calvanese chileno espia

Calvanese Francisco espionaje

Calvanese RELACION PILOTOS PRIVADOS AL 25 OCT 2011

Espia chileno movimiento migratorio

Movimientos registrados de entrada y salida del Perú del Capitán de Corbeta de la Armada chilena Francisco Javier Calvanese Oyarzún, alias Carlos.

Retiro de embajador es una actitud firme, consecuente y justificada ante espionaje

EDUARDO FERRERO

El Gobierno ha mostrado una actitud firme, consecuente y justificada al retirar de forma temporal a su embajador en Santiago luego que Chile no brindara una respuesta satisfactoria por el caso de espionaje, opinó hoy el excanciller Eduardo Ferrero.

“Perú exige, como corresponde, las satisfacciones del gobierno de Chile por los actos realizados; como no se ha recibido, se procedió acertadamente, y con firmeza, a retirar al embajador en Santiago en tanto no se brinde las satisfacciones”, enfatizó.

“Se trata de una actitud consecuente del Gobierno que yo aplaudo, comparto y espero así sea también reconocida por todos los peruanos. Es un tema de Estado frente a un acto grave, contrario a la dignidad del país”, dijo a la Agencia Andina.

Para Ferrero, la medida adoptada se justifica, pues primero se llamó en consulta al embajador, se envió la nota de protesta y se esperó la respuesta, una respuesta que resultó ser insatisfactoria ante la situación acontecida.

El excanciller consideró que ahora corresponde aguardar una nueva respuesta de las autoridades chilenas, que tenga en consideración una reacción positiva a la referida demanda de satisfacción por parte del Perú.

A su juicio, el tema de la satisfacción pasa porque Chile reconozca que hubo espionaje, que se investigue de manera profunda para identificar a todos los responsables y se comprometa a que este hecho no se repetirá.

Tras recordar que el espionaje militar en perjuicio del Perú está demostrado con pruebas fehacientes, indicó esperar que en Santiago se prepara una respuesta más adecuada, ajustada a las circunstancias.

Anoche, la Cancillería peruana envió una nota de respuesta a Chile tras la respuesta que recibió a la protesta por el caso del espionaje y anunció el retiro del embajador nacional en Santiago hasta que no se den las satisfacciones del caso.

Abugattás: “Hay que enfriar las relaciones comerciales con Chile”

DANIEL ABUGATTAS

El congresista oficialista, Daniel Abugattás, consideró que las relaciones comerciales entre nuestro país y Chile deben enfriarse, luego de la denuncia de un presunto espionaje.

“Creo que ha llegado el momento de evaluar seriamente las facilidades comerciales que Perú le brinda a Chile, hay que enfriar las relaciones comerciales”, dijo a título personal el legislador oficialista.

Asimismo Abugattás Majluf respaldó las declaraciones del presidente Ollanta Humala que afirmó no sentirse satisfecho, con la respuesta de Chile a la carta de protesta de nuestro país.

“Hace bien el presidente en estar indignado por la respuesta de Chile, hay que dejar de lado la actitud de la Cancillería que tiene sus propios protocolos y formas, pero quien dirige la política exterior es el jefe de Estado”, afirmó.

Por otro lado, el parlamentario oficialista se mostró en contra de que la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) evalúe los procesos de revocatoria.

“Creo que la ONPE no reúne las condiciones, ni se le puede dejar a un organismo público que decida por la población, salvo que existan causales detalladas que no recoge el proyecto”, sostuvo.

El espía chileno es el capitán de corbeta Francisco Calvanese Oyarzún

Francisco Calvanese Oyarzún espia chileno

El propio suboficial peruano Johnny Philco Borja, acusado de traición a la patria, lo reconoció cuando los agentes de la División de Contrainteligencia de la Marina le mostraron varias fotografías, y dijo que el seudónimo que usaba para contactarse con él era “Carlos”.

Ángel Páez

Las pruebas hablan. En un video grabado por agentes de la División de Contrainteligencia,  de la Dirección de Inteligencia de la Marina (Dintemar), el técnico de segunda Johnny Philco Borja es preguntado por la identidad de las personas que aparecían en un conjunto de fotografías. Philco no sabía que había sido vigilado durante varios meses y que Contrainteligencia conocía a sus contactos.

Philco eligió la fotografía de “Carlos”.

“Carlos” era el sobrenombre que usaba el capitán de corbeta de la Armada de Chile Francisco Calvanese Oyarzún, con quien Philco sostuvo al menos seis encuentros en territorio chileno y otros cinco en Argentina.

Francisco Calvanese Oyarzún es uno de los dos efectivos chilenos que son consignados en la carta de protesta que emitió el gobierno del Perú a Chile por actividades de espionaje contra nuestro país. Chile ha negado haber promovido dichas acciones inamistosas.

Johnny Philco, un experto en telemática que laboraba en la Segunda Zona Naval, en el Callao, aceptó que filtraba información a “Carlos”, un oficial naval chileno especializado en inteligencia.

Philco afronta un proceso por infidencia, desobediencia y traición a la patria, y podría ser condenado a 35 años de prisión.

De acuerdo con el video del interrogatorio a Philco difundido anoche por el noticiero “90 segundos” de Frecuencia Latina, los agentes le recuerdan que dio algunos nombres de las personas con las que se entrevistaba fuera del país, como “Carlos”, “Roberto” y “Alfredo”, seudónimos que utilizaban los agentes chilenos.

CON NOMBRE Y APELLIDOS

“Entre los nombres que nos dijiste esa vez (en el anterior interrogatorio), ¿hay alguno que reconoces?”, le preguntaron mientras le mostraban las fotografías.

Philco se acercó a la mesa y comenzó a mirar.

“De estas fotos, escribe su nombre abajo. Y si hay alguno que no sabes su nombre, le pones el lugar donde has estado (con él)”, le indicó uno de los agentes de Contrainteligencia.
Philco tomó un lapicero, le quitó el protector y comenzó a escribir.
“‘Carlos'”, dijo.
“¿’Carlos’?”, le pidieron que precisara.
“Sí, es ‘Carlos'”, contestó.

Luego, al parecer, identificó a otro, pero no se le escucha decir su nombre nítidamente. Pero suelta un dato importante: el país del encuentro.

“A este es al que yo vi de pasada nomás”, señala Philco.
“¿Y en qué sitio?”, le dice el agente de Contrainteligencia.
“En La Paz (Bolivia)”, dice en el video del interrogatorio.

Efectivamente, Johnny Philco viajó en dos ocasiones a Bolivia, donde sostuvo encuentros clandestinos con personal de inteligencia chilena, según sus confesiones.

Este segundo personaje sería el otro oficial identificado en la carta de protesta que despachó Perú a Chile.

Luego, uno de los agentes se le acerca a Philco y le muestra ante la cámara la fotografía a la que Philco había escrito el nombre de “Carlos”.

“¿Este es ‘Carlos’, ¿no?”, le preguntó el agente.
“Sí”, dice Philco.

La fotografía mencionada es la que aparece en esta página.

De acuerdo con fuentes relacionadas con la investigación judicial, la identidad del capitán de corbeta de la Armada chilena Francisco Calvanese Oyarzún está corroborada en el escalafón oficial de la Marina de Chile, así como en el Servicio de Registro e Identificación del vecino del sur.

También se ha determinado que Calvanese labora en una dependencia de Inteligencia Naval en su país.

No obstante las confesiones de Johnny Philco, y la plena identificación de Francisco Calvanese, el gobierno de Chile respondió la nota de protesta de Chile negándose a reconocer actividades de espionaje.

BAJO VIGILANCIA

Según las fuentes mencionadas, el seguimiento a Philco supera los dos años, periodo en el que los agentes de Contrainteligencia pudieron establecer su modus operandi.

Cuando interrogaron por primera vez a Johnny Philco, este firmó una declaración jurada en la que afirmaba que jamás había salido del país en sus 26 años y 11 meses de servicio.

Este momento fue un punto de quiebre porque los agentes que lo investigaban no solo sabían de sus viajes por su movimiento migratorio sino porque vigilaron sus desplazamientos.

En diciembre, después que se le abrió proceso por traición a la patria, la Marina dio de baja a Johnny Philco.

Durante el interrogatorio, el suboficial vestía un buzo del Colegio Salesiano Don Bosco de Arequipa, donde nació, el 10 de abril de 1970.

El técnico de tercera Alfredo Domínguez Raffo, quien laboraba en Dintemar, es otro de los efectivos procesado por el presunto delito de traición a la patria. El tercero es el suboficial de tercera Alberto Gonzales Alejos. Los dos son especialistas en Inteligencia y laboraban en Dintemar cuando fueron intervenidos.

De acuerdo con las fuentes relacionadas con el caso judicial, la investigación a Philco, Domínguez y Alejos continúa porque se busca identificar a otros elementos que formaban parte de una red de espías que filtraban a militares chilenos secretos de la Seguridad Nacional de nuestro país.

DIARIO LA REPÚBLICA.