Corte de La Haya se declara competente para ver demanda de Bolivia contra Chile

CORTE DE LA HAYA

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) se declaró este jueves competente para examinar la demanda de Bolivia contra Chile por una salida soberana al océano Pacífico.

Con 14 votos a dos, la CIJ rechazó la objeción preliminar que presentó Chile sobre la competencia de ese tribunal para tratar la demanda marítima boliviana.

La demanda boliviana, presentada en abril del 2013, busca recuperar su acceso al mar tras la pérdida de toda su costa a manos de Chile, durante la llamada Guerra del Pacífico (1879-1883).

Si la CIJ se declara competente

La demanda presentada por Bolivia presupone que la Corte no se limite a constatar algún avance en las negociaciones, sino que imponga un acuerdo final entre los dos países. Es decir, que la Corte dictamine algo definitivo sobre la salida al Pacífico para La Paz.

Según Bolivia, la base para una decisión a su favor radicaría en las distintas promesas y ofertas formuladas en el transcurso del pasado siglo por mandatarios chilenos, a lo que Chile responde que tales promesas no concretadas no pueden tener fuerza legal. Santiago también argumenta que si el tribunal obliga a Chile a cumplir estas promesas, ello disuadiría a los Gobiernos a la hora de buscar nuevas vías de solución de conflictos internacionales.

Bolivia recuerda como precedente positivo la demanda de Perú a Chile, también en la Haya, que concluyó en 2014 tras seis años de litigio. En aquella disputa similar de carácter histórico, la CIJ falló a favor de Lima, que reclamó de su vecino 50.000 kilómetros cuadrados de espacio marítimo.

Por su parte, Chile puede dejar de acatar los fallos de la Haya si decide salirse del Pacto de Bogotá de 1948 que lo obliga a mediar en las disputas a través de mecanismos como la CIJ. Este mismo pacto es el que limita la competencia de la CIJ para intervenir a partir de ese año. Colombia optó por una solución semejante en 2012 tras una disputa no satisfactoria con Nicaragua.

Fuente: Agencia Andina – RT

“Chile nunca espía” pero ofreció disculpas a Argentina

BACHELET

Siempre que hay espionaje esta Michelle Bachelet

En noviembre de 2003 cuando la actual presidenta chilena, Michelle Bachelet, era ministra de Defensa, dos efectivos de inteligencia de la Región Militar Austral de Chile protagonizaron un escándalo de espionaje al irrumpir en el consulado de Argentina en Punta Arenas.

Los agentes buscaban información confidencial y el episodio incluyó forcejeos y la violación de una caja fuerte. Ellos lograron escapar, pero dejaron una chaqueta con una cédula de identidad. ¿Cuál fue la respuesta chilena ante este episodio? Rápidamente el gobierno del entonces mandatario de Chile, Ricardo Lagos, ofreció disculpas y dio de baja a los jefes militares involucrados, según informó emol.cl en 2003.

El Gobierno de Chile reconoció que la violación de la seguridad del consulado fue perpetrada por personal militar y ordenó la baja del teniente coronel Víctor Hugo Poza Reyes, jefe de Inteligencia de la Región Militar Austral; y aceptó la renuncia del general Waldo Zauritz Sepúlveda, comandante de la zona militar respectiva.

La reacción de Chile en dicho caso de espionaje contra Argentina es diferente a cómo se actuó ante la denuncia de Perú, puesto que, hasta el momento, el gobierno de Michelle Bachelet no ha respondido de manera satisfactoria ni enfática, a pesar de que ya se identificó a uno de los espías chilenos: Francisco Calvanese Oyarzún, quien es capitán de corbeta de la Armada chilena.

En una nota del día 5 de marzo, Perú21 reveló que Calvanese ingresó al Perú hasta en cuatro oportunidades desde febrero de 2005, unos tres meses luego de que las cancillerías de ambos países reconocieran la existencia de una controversia jurídica sobre el límite marítimo.

Defensape.

Identifican a los dos oficiales de la Armada de Chile en el espionaje al Perú

ARMADA CHILENA 2015

El gobierno de Michelle Bachelet no puede desentenderse del espionaje del que fue objeto el Perú. Los dos oficiales de la Armada chilena involucrados en el caso que se investiga en el Fuero Militar-Policial y que tuvo uno de sus centros estratégicos de coordinación en un inmueble cercano a la embajada de ese país fueron identificados por la Marina peruana.

En el 2009 el gobierno mapocho negó su responsabilidad en un caso previo de espionaje afirmando que no existía en sus FF AA oficiales con los nombres Víctor Vergara Rojas y Daniel Márquez Torrealba, a quienes el suboficial FAP Víctor Ariza identificó como sus contactos sureños.

A diferencia de aquella ocasión, esta vez los nombres de los dos agentes chilenos han sido plenamente identificados como oficiales de la Marina de Chile, y consignados en la nota de protesta en la que se solicita que se realice una rápida y profunda investigación, y que se sancione a los responsables.

Así lo revelaron ante la Comisión Permanente del Congreso los ministros de Defensa, Pedro Cateriano, y de Relaciones Exteriores, Gonzalo Gutiérrez, durante su presentación.

Al momento de ser capturado Alfredo Domínguez Rafo, uno de los tres espías captados por Chile, se le mostró una serie de fotografías para que identificara al empresario italiano que se hacía llamar Gian Carlo Campioli. Al señalar quien es, eligió una foto donde aparece un oficial de la Marina de Chile que ya se tenía identificado.

Fuentes de LA RAZÓN indican que a los legisladores se les dio los nombres y apellidos de los agentes del gobierno de Bachelet involucrados. Incluso fueron mostradas imágenes en las que aparecían en diversos momentos.

“Esa información ha sido transmitida adecuadamente”, se limitó a informar el canciller Gonzalo Gutiérrez, a su salida del Congreso, después de cuatro horas y 30 minutos.

Fuentes de este medio señalaron que la exposición la realizó el canciller Gutiérrez. El mal carácter de Cateriano Bellido pudo frustrar una exposición tan seria e importante, cuando tuvo un encontronazo con el parlamentario Javier Bedoya, quien le reprochó algunos puntos.

Los previos

El titular de Torre Tagle en horas de la mañana sostuvo que espera una respuesta satisfactoria del gobierno chileno a la nota de protesta de Lima. Subrayó que nuestro país tiene la voluntad de tener una relación armoniosa y de futuro con Chile.

“Esperemos que esa respuesta sea constructiva, precisa y que satisfaga la solicitud de información que hemos realizado, porque -como lo reitero una vez más- es la voluntad del Gobierno peruano tener una relación armoniosa, constructiva y de futuro con Chile”, enfatizó.

Asimismo, indicó que el Gobierno peruano actuó con “absoluta corrección” ante un hecho probado.

“No estamos escalando nada, simplemente hemos reflejado un hecho que ha ocurrido, un hecho que ha sido probado y con absoluta corrección hemos solicitado una explicación al Gobierno de Chile. Lo hemos hecho con sobriedad, sin ningún exabrupto, con el nivel adecuado”, dijo.

Más espías

A su salida del conclave, el parlamentario de Fuerza Popular, Octavio Salazar, propuso que el gobierno de Ollanta Humala evalúe que los agentes que manejan información sensible para los intereses nacionales, cada cierto tiempo pasen por el polígrafo, conocido como el detector de mentiras.

Luego de escuchar la exposición de los titulares de Defensa y Relaciones Exteriores, el exministro del Interior no descartó que existan más espías al interior de las instituciones de las Fuerzas Armadas.

“Hay que renovar todos los protocolos de seguridad. Es lamentable lo que está pasando”.

Gobierno de Bachelet “asimiló” derrota al entender que no tenía otra opción

PERU EN LA HAYA

Chile asumió su derrota. El embajador peruano en Santiago Carlos Pareja manifestó que el fallo de La Haya es un tema que “ya fue asimilado por la sociedad chilena”. Indicó que la población del país vecino reconoció y aceptó la sentencia porque cayó en cuenta que “la ejecución era obligatoria e inapelable, por lo tanto debía cumplirse”.

El embajador Pareja destacó la buena disposición del gobierno de Michelle Bachelet para cumplir el fallo de La Haya. Señaló que Chile cooperó en la ejecución del dictado y la implementación de la frontera marítima demostrando “madurez política”.

Respecto a la insistencia del canciller chileno Heraldo Muñoz, para que Perú se suscriba a la Convemar, el diplomático Hugo de Zela dijo que “el Perú no tiene por qué hacer caso a esas insistencias”. Indicó que actualmente unirnos a la Convención del Mar no es conveniente porque generaría división en el país.

También apuntó que no era dable que se ejerza presión política al país a tomar una decisión que es autónoma: “El Perú no necesita ni el tutelaje ni la presión de nadie para tomar una decisión que es independiente y soberana.

En lo referente al quinto encuentro chileno-peruano que tendrá lugar en Lima, el embajador Hugo de Zela manifestó que se tocarán temas económicos y se “tomará nota” de los trabajos hechos por los equipos que realizaron la cartografía. Indicó que los resultados de dicha reunión serán puestos en conocimiento del secretario general de las Naciones Unidas, “y a título informativo también ese acuerdo será puesto en conocimiento del tribunal de La Haya”.