Rodman Bundy: “Tratado marítimo Perú-Ecuador del 2011 no se basó en Declaración de Santiago”

Rodman Bundy

El acuerdo de fronteras marítimas suscrito en el 2011 entre Perú y Ecuador no se basó “para nada” en la Declaración de Santiago (1952), como alega Chile para argumentar que ese instrumento fijó sus límites marítimos con Perú, aseguró hoy el abogado del equipo peruano ante La Haya, Rodman Bundy.

En respuesta a la posición esgrimida por el abogado de Chile, Pierre Marie Dupuy, aclaró que el acuerdo entre Lima y Quito en ningún momento señala que se firma en aplicación de los convenios pesqueros de 1952 y 1954, ni que este instrumento confirma “delimitaciones anteriores”.

“El abogado de Chile hizo gala de una muy extraña capacidad a la hora de especular sobre lo que tenían en mente Perú y Ecuador durante sus negociaciones, que llevaron a la conclusión de un acuerdo de fronteras marítimas”, manifestó Bundy.

Sostuvo también que cuando Chile menciona una declaración del Congreso ecuatoriano en la que supuestamente se ratificaban los acuerdos de 1952 y 1954 “está citando una declaración equivocada”, pues nada de lo firmado en el 2011 sustenta tal afirmación.

“Esto no se menciona en el acuerdo de mayo del 2011, ni dice que la línea de demarcación creada por los instrumentos anteriores es ratificada de una forma u otra”, anotó el abogado de Perú, en la segunda ronda de alegatos del equipo peruano ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Indicó que Dupuy dedicó todo su alegato a las actitudes de Perú y Ecuador antes de su acuerdo de fronteras del 2011 y cómo Chile reaccionó ante dicho acuerdo, solicitando conversaciones con Ecuador; pero no dijo nada de los términos propios de este acuerdo entre Lima y Quito.

Bundy alegó que, cuando los dos países (Perú y Ecuador) concluyeron su acuerdo limítrofe, todo lo que se pudiera decir antes acerca de la situación fronteriza “no es pertinente”, pues lo importante desde el punto de vista jurídico es lo que dice el acuerdo mismo en su contenido.

El acuerdo Perú-Ecuador, añadió el jurista, es “autónomo y autoexplicativo”, y se trata de un acuerdo claro de delimitación, que no hace referencia a los instrumentos de 1952 y 1954, punto que –según recordó– tampoco fue cuestionado por la propia defensa de Chile.

“Aquí se dice de forma clarísima que el acuerdo establece una frontera marítima entre los dos países (Perú y Ecuador). Se trata de una delimitación que nunca había existido antes, lo que es evidente por los propios términos del acuerdo”, dijo Bundy ante los jueces del tribunal.

Cuestionó también el argumento de Chile de que Ecuador estaría “particularmente interesado” en la interpretación que dará la corte a la naturaleza y alcance jurídico de la Declaración de Santiago, y que el país del norte “quería curarse en salud” al trazar sus límites marítimos con Perú.

Consideró que es “poco compatible” tal afirmación con el argumento que Dupuy esgrimió después, cuando señaló que Ecuador no interviene en este caso “porque no tiene nada que temer” de la sentencia del tribunal.

También recordó que Chile añadió una serie de mapas a su acuerdo limítrofe con Argentina y lo hizo registrar en las Naciones Unidas; hecho que no hizo con Perú, lo cual es poco coherente con sus argumentos de que la Declaración de Santiago fijó el límite marítimo.

“El acuerdo Perú-Ecuador también fue registrado en Naciones Unidas y hace referencia al acuerdo por canje de notas de contenido idéntico por el que se establecen las fronteras marítimas entre los dos países” manifestó.

Perú y Ecuador fijaron límite marítimo en 2011 y no mediante acuerdo de 1952

RODMAN BUNDY EN LA HAYA - EQUIPO PERUANO

El jurista internacional Rodman Bundy precisó hoy que Perú y Ecuador fijaron su frontera marítima con un intercambio de notas en mayo del 2011, y no mediante la Declaración de Santiago, de 1952, como argumenta Chile para darle a ese acuerdo un carácter limítrofe.

“No fue la Declaración de Santiago la que creó la frontera marítima entre Perú y Ecuador; sino que fue el intercambio de notas la que estableció dicha frontera”, dijo el integrante del equipo peruano, en el segundo día de alegatos orales en el diferendo marítimo con Chile.

El argumento de Bundy cuestiona la posición de Santiago respecto a que el acuerdo de 1952 fijó la frontera marítima entre Chile, Perú y Ecuador, mediante la línea paralela.

Además, el jurista estadounidense sostuvo que, de haber estado ya delimitada la frontera entre Perú y Ecuador mediante el citado convenio, no hubiera sido necesario que ambos países intercambiaran notas de contenido idéntico, como se hizo en mayo del 2011, para fijar su límite marítimo.

“El único mapa convenido entre Perú y Ecuador que representaba su frontera marítima es el mapa que forma parte integrante del intercambio de notas del 2 de mayo del 2011”, reiteró Bundy, en el Palacio de la Paz, sede de la Corte Internacional de Justicia en La Haya.

Dicho acuerdo, agregó el jurista, no confirmó ningún límite marítimo preexistente, sino que recién lo estableció y no incorpora ninguna referencia a los instrumentos de 1952 y 1954.

Sostuvo que es claro que, mediante la frontera marítima entre Perú y Ecuador, se consiguió una solución equitativa y proporcionada para ambos Estados.

Ello, argumentó, no ocurre con la situación geográfica entre Perú y Chile, donde el cambio de dirección de las costas crea un efecto de inflexión muy pronunciado que, además, recorta los derechos de soberanía de Perú si se utiliza un paralelo de latitud como frontera.

“La frontera de Perú y Ecuador no produce un efecto similar, porque no hay un cambio de dirección muy pronunciado”, arguyó.

Además, el experto cuestionó que Chile haya señalado en su Dúplica que Perú aceptó la frontera marítima planteada en una carta náutica aparecida en el 2010, es decir, antes del intercambio de notas entre Perú y Ecuador en mayo del 2011.

Mencionó que, entonces, Perú se había dirigido por escrito al secretario general de Naciones Unidas, diciendo que su Estado no ha firmado ningún tratado de delimitación marítima y que formula una reserva respecto de cualquier mapa que presente supuestas fronteras marítimas.

“Es decir, antes de que Ecuador publicase esta carta náutica, la posición de Perú estaba bastante clara respecto de cualquier mapa que supuestamente presentase una frontera marítima para ese país con sus vecinos”, destacó el jurista norteamericano.

Subrayó que la aceptación de esa frontera se produjo únicamente el 2 de mayo del 2011, fecha en que se procedió al intercambio de notas entre Perú y Ecuador.

Del mismo modo, al analizar el acuerdo entre Perú y Ecuador, sostuvo que Perú siempre señaló que no tenía problemas de límites marítimos con su vecino del norte y que en la Declaración de Santiago (1952) sólo se estableció un principio para el caso de islas.

Sin embargo, Perú también sostuvo que se necesitaba un acuerdo de límites comprensivo y a todo propósito.

Durante 40 años Chile no trazó en sus mapas el “límite marítimo” con Perú

RODMAN BUNDY EN LA HAYA

Durante 40 años, Chile no representó en sus mapas oficiales la supuesta frontera marítima que alega fue establecida con Perú en 1952, y sólo lo hizo de manera “tardía e interesada” cuando Lima planteó negociar el tema en 1986, reveló Rodman Bundy, abogado del equipo peruano.

En su exposición ante la Corte de La Haya, resaltó, en ese sentido, que Chile ha pretendido “fabricar” una supuesta frontera marítima, luego de que el embajador peruano Juan Miguel Bákula pidiera tratar el tema.

“Entre 1952 y 1992, 40 años, más o menos, Chile no emitió ni un mapa o carta náutica en la que se pretendiera representar una frontera marítima con Perú (…). Esas cartas (sin el supuesto límite) son una indicación de que Chile no consideraba que existiera una frontera”, anotó.

Sólo en la década de 1990, añadió, Chile empezó a adoptar “medidas unilaterales” y a modificar sus cartas náuticas, representando lo que pretende ser una frontera marítima con Perú.

“Por ejemplo, examínese la Carta de Arica de Chile de 1973, sobre las proximidades de la delimitación de la frontera en tierra. Allí no hay ningún indicio de una frontera marítima en el Punto Concordia que es el punto final de la frontera en tierra”, dijo ante los magistrados del tribunal internacional.

Bundy mencionó que la misma ausencia de frontera se puede ver en otras cartas náuticas de Chile de las décadas de 1970 y 1980.

Reiteró que los cambios aparecieron luego del “Memorándum Bákula”. Uno de esos documentos fue una carta náutica de 1994, en la que aparece la región de Arica.

“Es inexplicable ver que aparece por primera vez en el mapa una línea que pretende mostrar una frontera marítima (…) Chile no dice dónde se origina”, declaró.

De igual forma, refirió que en 1999 Chile publica una carta náutica, con una línea interrumpida que se extendía hacía el mar, a lo largo del paralelo, donde se cambiaba la ilustración de la frontera; lo cual provocó que Perú presentase una protesta oficial.

Asimismo, señaló que en 1997 Chile ratifica su adhesión a la Convemar de 1982, donde hacía mención de la frontera en tierra con Argentina, pero ninguna (marítima) con Perú.

También recordó que en el 2000, el país del sur depositó mapas en Naciones Unidas, que se referían al paralelo 18 grados 21 minutos sur de latitud por primera vez como la frontera marítima con Perú, lo cual también originó otra protesta oficial de Perú.

“El hecho sencillo de trazar una línea en el mapa no podría crear una frontera donde ninguna existía anteriormente (…). La realidad objetiva, que Chile no ha podido contradecir, es que no existe ni un único mapa oficial de Perú en el que se haya representado una frontera marítima con Chile”, reiteró.

Bundy también descartó que el accionar de las misiones de rescate, la información de vuelos, los avisos de navegación, las prácticas navales o algún tipo de actividades similares tengan que ver con la creación de fronteras.

“No aportan fundamentos para fijar un límite marítimo”, anotó.

Por último, indicó que tampoco existe mapa oficial alguno de Perú en el que se establezca la frontera marítima con Chile.

Rodman Bundy: “No existen factores que impidan fijar frontera marítima equidistante”

RODMAN BUNDY

No existen factores que impidan el trazado de una línea equidistante para fijar la frontera marítima con Chile, aseguró hoy el jurista Rodman Bundy, integrante del equipo peruano ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Durante la presentación de los alegatos orales ante este tribunal internacional, explicó que la línea bisectriz propuesta por Perú ofrece un resultado más equitativo para ambos países.

Refirió que las costas de Perú y Chile carecen de promontorio e islas adyacentes, razón por la cual no existe impedimento para el trazado de una línea media o equidistante.

El jurista, de nacionalidad estadounidense, indicó que Chile no ha impugnado esa propuesta porque está consciente de que presenta un “resultado equitativo y menos desproporcionado” a la línea de paralelo defendida por ese país.

“Tampoco ha contradicho (…) que la línea de equidistancia no sea una solución equitativa, pues la totalidad del caso la basa en la idea de que las partes ya habían delimitado su frontera marítima por medio de la declaración de 1952”, dijo.

“Chile reclama un mar territorial de 12 millas y una plataforma continental de 2,000 millas; en tanto que Perú reclama 200 millas náuticas de dominio marítimo, incluyendo el fondo marino y el subsuelo, como indican sus Constituciones de 1979 y 1993”, añadió.

Manifestó, además, que no existen circunstancias que obliguen a reajustar una eventual línea equidistante como, por ejemplo, una fuerte disparidad en la longitud de las costas de ambos países.

“(…) La frontera es incluso más sencilla que en el caso entre Rumanía y Ucrania, donde la Corte de La Haya tampoco encontró que no se pudiera realizar este proceso”, señaló.

Refirió que la teoría de Chile, según la cual ya existe una frontera marítima, no ofrece una alternativa ante la corte e ilustra “una estrategia de litigio deliberado” por parte de ese país.

“Chile no quiere entrar a las discusiones con Perú por temor al desvío de sus argumentos erróneos, pero al mismo tiempo está plenamente consciente de que una línea de equidistancia produce un resultado equitativo (…); mientras que el reclamo que presenta respecto al paralelo no produce este resultado”, explicó.