Tsunami deja inoperativa la principal base naval de Chile

TSUNAMI EN CHILE

La Base Naval de Talcahuano, la más grande e importante de la Armada chilena, ha sufrido graves daños como consecuencia del tsunami, avaluados en US$ 150 millones, sin contar con los provocados en los astilleros Asmar, que no podrán operar a plena capacidad al menos en un año. En cuanto a la flota naval, los más afectados han sido uno de los submarinos Scorpene, una fragata patrullera y otras unidades menores.

Si bien la mayoría de unidades de la Armada no sufrió daños, sí se vio afectado uno de los dos submarinos tipo Scorpene: O Higgins y Carrera, adquiridos a la francesa DCNS y la española Navantia hace cinco años.

Mientras el primero pudo hacerse a la mar sin problemas, el Carrera fue azotado con tanta violencia por la marejada que tocó fondo y luego volvió a la superficie, lo que habría provocado severos daños no evaluados.

También se vieron afectadas las naves que se encontraban en los astilleros, en concreto tres contratos -un guardacostas y un pesquero en construcción para Islandia, además de una nave multipropósito que iba a operar como buque científico-, más otra media docenas de distintas unidades en distintos procesos de mantenimiento y reparación.

Sigue leyendo

Ya son 723 los muertos por el fuerte terremoto de 8.8 grados que destruyó gran parte de Chile

TERREMOTO CHILE 723 MUERTOS

El número de fallecidos por el terremoto de Chile asciende ya a 723 personas, con una cifra indeterminada de heridos y desaparecidos, mientras continúan las réplicas y se extienden los intentos de saqueo, a pesar de que las autoridades decretaron el toque de queda en varias regiones.

Los equipos de socorro tratan de rescatar a las personas atrapadas entre los escombros en ciudades como Concepción, Talcauano, Curicó, San Javier, Linares y Talca, y para este lunes se espera la llegada de los primeros envíos de ayuda humanitaria internacional.

Dos días después del terremoto, millones de chilenos que todavía no han logrado reponerse del susto vuelven a sus puestos de trabajo tras las vacaciones de verano y un fin de semana de pesadilla.

Santiago, donde habita un tercio de los 17 millones de chilenos, intenta recobrar la normalidad, pero hay muchos municipios que todavía no tienen agua potable ni electricidad.

Sigue leyendo